¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Síguenos Sigue la información sobre Televisión en Twitter Sigue la información sobre Televisión en Facebook

El aplaudido monólogo de Berto Romero tras el 1-O

"Lo que les enseño en casa, fuera no vale"

El humorista Berto Romero, quien se encuentra al frente del programa Late Motiv en sustitución de Andreu Buenafuente, ausente por baja médica, decidió comenzar el programa de este martes con un monólogo mediante el que explicaba una situación conflictiva que estaba viviendo en su casa con sus hijos. Una metáfora familiar mediante la que Berto Romero habla sobre lo sucedido entre Cataluña y España durante las últimas semanas.

Romero comenzaba su monólogo asegurando que él también estaba preocupado: "Yo también estoy preocupado. No por Andreu, que no lo matan ni las heladas, es como las cucarachas .Estoy preocupado por cómo está el asunto. Estos días estoy viendo cosas que pensé que no vería jamás. Sin ir más lejos, ayer Broncano entrevistó a Ken Follet, las señales del apocalipsis son evidentes".

"Me preocupan las cosas de casa"

A continuación, Berto explicaba que en esta ocasión estaba preocupado porque sus hijos volvieron a discutir: "por cosas de niños de mierda": "Perdonadme el egoísmo, me preocupan las cosas en mi casa. Ayer mis hijos volvieron a discutir por no sé qué mierda de niños, que discuten casa día por cosas de niños de mierda. La pelea era algo así como que uno le decía al otro: "Tú sí", y el otro contestaba: "Yo no"".

El humorista explica que tras esta bronca inicial, los niños comenzaron a sofisticar sus argumentos: "Sofisticaron un poco los argumentos añadiendo un "porque tú sí" y "porque yo no", pero poco más se avanzó por aquí". Después, llegaron a las manos, y con las manos se llegaron a las caras: "Se trabajó un poco de patada voladora y en general una especie de refriegas que practican ellos, que son como ataques de gatos en un callejón. De retruque recibió su hermana, la niña, que se llevó un toque colateral en la cabeza con una pieza de Lego".

La solución de Berto

Tras relatar la pelea entre los dos hermanos, el humorista aclaró que separó a sus dos hijos y que les llevó a lugares distintos de la casa. A continuación, les explicó que no podrían volver a discutir hasta que estos no estuvieran más tranquilos: "Les dije que cuando estén tranquilos podremos ver qué ha pasado y que hablando se solucionan las cosas, porque los mayores no arreglamos las cosas así, a gritos. Los mayores nos tratamos con respeto y, sobre todo, nos guardamos de tener que recurrir a la violencia que es el último recurso de los incompetentes."

Acto seguido, el humorista explicaba que los niños, tras calmarse, resolvieron sus diferencias: "El conflicto pertenece ya al pasado". No obstante, según cuenta su mujer, en cuestión de días los niños han vuelto a pelear nuevamente con los argumentos de "tú no", y el otro "yo sí". Un conflicto que plantea expectativas similares de resolución.

A pesar de que el problema parece tener solución, Berto explica está preocupado porque lo que les enseña en casa no se corresponde con lo que se ve fuera de casa: "No sé de qué clase de hormigón armado tengo que revestirme la cara para que no se me caiga al suelo de la vergüenza cuando se enteren de que les estoy engañando, porque lo que les enseño fuera de casa no vale".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?