¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Síguenos Sigue la información sobre Televisión en Twitter Sigue la información sobre Televisión en Facebook

Los imperdonables fallos técnicos pasan factura a un 'OT' con posibilidades

Analizamos el regreso de Operación triunfo a TVE

Rosa López y Roberto Leal en el debut de 'OT 2017' /

"No va a entrar nadie que no cante bien". Esta fue la ingeniosa frase que soltó Tinet Rubira, Director de Gestmusic, en la primera presentación oficial de OT 2017. Lo que no tuvo en cuenta el responsable del programa por aquel entonces es que iba a exponer a un plantel de jovencísimos artistas sin experiencia a la abrumadora y frenética experiencia de la televisión.

Este lunes 24 de octubre, 16 años y un día después del estreno de OT 1, TVE reabrió las puertas de Operación triunfo en lo que se postulaba como uno de los grandes eventos del año y un homenaje a aquellos nostálgicos que vivieron el fenómeno hace casi dos décadas.

Una gala mal interpretada…

Era, quizás, la noche más esperada. No había margen para el error, o al menos no para unos profesionales que llevan años lidiando con directos y demás cuestiones técnicas. No obstante, la cadena pública y la productora Gestmusic dedicó a la audiencia una gala mal interpretada y fatal ejecutada.

De los 18 aspirantes que probaron su valía sobre el escenario, solo unos pocos evitaron lo que Noemí Galera calificó, muy acertadamente, de "catástrofe". Desafinados, perdidos, nerviosos…una receta previsible si tenemos en cuesta la edad media del casting y su falta de experiencia en un plató de televisión.

'Operación triunfo' lideró la noche con un buen 19% / TVE

No obstante, las nuevas promesas del formato tienen materia primera suficiente sobre la que trabajar en la Academia con el fin de ofrecer progresivamente un gran show musical. Al fin y al cabo la esencia de OT no es otra que trabajo, aprendizaje y progresión.

…y fatal ejecutada

Mientras que el nivel vocal de los concursantes de OT 2017  se puede atribuir a los nervios del directo, y por tanto queda en cuarentena, resulta desolador que la cadena pública, junto a una productora como Gestmusic, emitan en prime time un programa de estas características con un sonido espantoso, una realización vergonzosa y una falta de profesionalidad imperdonable en los tiempos que corren.

Tampoco ayudó a la causa un minúsculo escenario y un cuerpo de baile que abusó de presencia escénica con caras histriónicas más acordes a los quehaceres de Broadway.

Un correcto Roberto Leal y un agridulce jurado

Pese a las dudas, Roberto Leal sí logró salir del paso en su debut como presentador. A pesar de los nervios y la presión impuesta por los incondicionales fans del formato, el que fuera reportero de Espejo público sacó adelante una complicada gala 0 con una correcta actuación que apunta maneras.

Más acertado estuvo el jurado formado por Mónica Naranjo, Manuel Martos y Joe Perez Orive, aunque sus decisiones estaban descaradamente pautadas bajo un guion, o al menos eso es lo que destilaban unos veredictos faltos de realismo.

En definitiva…

OT 2017 volvió a casa en una noche desafinada que sobrevivió gracias al recuerdo de un formato que mantiene su esencia y unos jóvenes artistas que respiran frescura y tienen la ambición suficiente como para ser la nueva cantera de estrellas que el panorama musical lleva tiempo pidiendo a gritos. El resto solo depende de cúpulas y supuestos entendidos en la materia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?