¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los paraísos fiscales cuestan a la UE 60.000 millones al año, según 'Zeitung'

La trama desvelada por el consorcio de periodistas de investigación compuesto por reporteros y medios del mundo, muestra un complejo entramado para la evasión de impuestos y capitales. El periódico alemán Suddeutsche Zeitung cuenta los movimientos del dinero y los más beneficiados

n nuevo escándalo, con la divulgación simultánea en varios medios de la investigación bautizada como "Los Papeles del Paraíso" / ()

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación es una red internacional con sede en Washington, D. C. que agrupa a más de 190 periodistas de investigación de más de 65 países. Fueron ellos los que publicaron los llamados papeles de Panamá y los que ahora hacen lo propio como los papeles del paraíso, una entramada de empresas en paraísos fiscales y fondos de inversión destinadas a evadir el pago de impuestos. Se han desvelado nombres como el de la reina de Inglaterra, con más de 11 millones de euros a buen recaudo, y el corredor de fórmula 1 Lewis Hamilton.

Cuenta el Süddeutsche Zeitung, uno de los periódicos que participa en este Consorcio, que en las islas Caimán, en Luxemburgo, Hong Kong y otros paraísos fiscales, las firmas financieras, de contabilidad y despachos de abogados ofrecen servicios a individuos y corporaciones multinacionales. Algunos son legales, pero la mayoría se benefician a costa de evadir pagos fiscales en otros países afectando a los impuestos que recaudan y que los estados luego invierten en políticas para los más necesitados.

Este diario alemán analiza de cerca las relaciones financieras entre las empresas y los paraísos fiscales. Un paraíso fiscal ofrece un importante beneficio a las compañías que se registran allí. Por ejemplo, por cada euro que una empresa paga en salarios, gana 50 céntimos de beneficios en la mayoría de los países, excepto en Luxemburgo. Si una empresa paga allí un salario de un euro, obtiene un beneficio de 3,50 euros de promedio. ¿Eso significa que los trabajadores de Luxemburgo son más productivos que los del resto del planeta? Obviamente, no. La rentabilidad empresarial surge porque falsifican sus cuentas y resultados, gravando las ganancias en los países que tienes una tributación de impuestos más baja. Cada vez más corporaciones trasladan sus marcas, logotipos y capitales a paraísos fiscales para reclamar sus ingresos mundiales. En países como Estados Unidos y Alemania principalmente.

El Zeitung dice que 600.000 millones de dinero de las empresas se mudan a paraísos fiscales cada año. El ejemplo más factible puede ser la empresa matriz de Google Alphabet. Un año antes de su salida a bolsa, en el 2003, Google USA transfirió su motor de búsqueda y tecnología a Google Holding, una filial de la anterior pero registrada en Irlanda. Gracias a la legislación que rige en ese país, la empresa puede gravar sus ganancias parando primero por Bermuda, donde dejó 15.500 millones de dólares hace dos años. Y es que en Bermuda la tasa de impuestos para las empresas allí registradas es del 0%. Negocio redondo.

Google solo tiene en Bermuda la sede legal. Pero sin irnos tan lejos, dentro de la propia Unión Europea hay paraísos fiscales. Echen un vistazo, Luxemburgo, Irlanda, Países Bajos, Bélgica, Malta y Chipre, generan con este procedimiento 350 millones de euros al año. Los fondos de las empresas y particulares llegan allí después de que se hayan manipulado los flujos de efectivo. ¿Quién pierde con todo esto? Pues los grandes estados de la Unión Europea, o Estados Unidos. Porque estos paraísos fiscales privan a la Unión Europea de una quinta parte de sus ingresos fiscales corporativos, unos 60.000 millones de euros al año, de los cuales 17.000 se escapan del fisco alemán.

¿Se preguntan cuál es el problema si cada país tiene derecho a elegir su forma de tributación? Pues el problema es que si, por ejemplo, los Países Bajos ofrecieran ofertas de bajadas de impuestos para empresas, si en las islas Vírgenes se permite lavar dinero negro, si Suiza permite establecer sociedades anónimas para que la riqueza de las élites corruptas viaje en maletas y evite la fiscalidad y la legalidad... están robando a otros estados. Mientras que el resto de nosotros perdemos, los paraísos fiscales ganan, obteniendo dinero por sus servicios y ganando influencia en el escenario internacional.

Miren el caso de Irlanda. Durante años fue el malo de la historia. Hace 30 años la tasa de imposición a las corporaciones era del 50%, después bajó impuestos corporativos, a un nivel más bajo que Estados Unidos o la propia Unión Europea. Dado que Irlanda bajó su tasa de impuestos en los años 90 al 12,5%, aún así Irlanda va a ganar más dinero que los países con una mayor imposición.

Este dinero que recibe Irlanda, no es dinero procedente del crecimiento de la economía del país sino de los beneficios que las empresas extranjeras depositan en Dublín o Cork. Las ganancias son de personas de otros países y existen en Irlanda solo en el país, pero les permite ingresar más dinero para gastar en carreteras y hospitales, mientras que otros países lo pierden. Esto no es libre comercio y las sumas que se desplazan son gigantescas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?