¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El exauditor de las votaciones de Podemos: "Eran democráticamente mejorables"

La asociación OpenKratio, que fiscalizaba las votaciones de Podemos, asegura que el partido prescindió de sus servicios después de que ésta plantease tras Vistalegre II mayores garantías democráticas para las candidaturas y los votantes

El secretario de Organización de Podemos , Pablo Echenique, durante la rueda de prensa que ofreció tras la reunión de Consejo de Coordinación de Podemos / ()

Más de 220 procesos auditados para Podemos. Procesos de primarias y consultas a las bases. Una relación de dos años en los que OpenKratio fiscalizó las votaciones de la formación de Iglesias encargándose (junto con Ágora Voting) tanto del recuento de votos como de la custodia de los datos y la asesoría en protocolos antifraude. Una colaboración que se paró en seco tras la asamblea de Vistalegre II. Tras aquel congreso, celebrado el pasado mes de febrero, la relación entre Podemos y Openkratio saltó por los aires.

Carencias "democráticas" en el proceso de votación

Según ha declarado la propia OpenKratio a la Cadena SER, tras semanas de tensiones con Podemos acerca del diseño del proceso electoral de Vistalegre II, trasladaron a la dirección del partido que no se sentían "cómodos" con el procedimiento que el partido estaba siguiendo en sus procesos electorales.

Según Juan Romero, fundador de OpenKratio, durante la asamblea de Vistalegre II "nos preocupaba la gobernanza de las votaciones, ya que en cualquier proceso elctoral todas las partes implicadas deben acordar como se deciden las reglas, y esto no se daba"

Tras las tensiones surgidas durante las votaciones de Vistalegre II, Openkratio hizo una lista de "fallos" detectados en el diseño de la votación para que estos fueran corregidos en porcesos futuros. El informe, un protocolo de "garantías democráticas" que a juicio de la asociación debía regir las futuras votaciones telemáticas de la formación, fue remitido a la Secretaría de Organización de Podemos, dirigida por Pablo Echenique. El dictamen de la asociación era claro: "Las votaciones de Podemos eran mejorables desde el punto de vista democrático",  asegura Juan Romero. El objetivo de Openkratio era evitar que el diseño de los procesos de votación produjese sesgos en la decisión de los inscritos.

En su informe Openkratio solictaba que el diseño de las votaciones no fuese decidido en exclusiva por una corriente del partido, sino acordado entre todos los sectores que concurren. Reclamaron un “protocolo de receptores de resultados” para que los datos de los procesos electorales llegansen a todos los actores que participan en la consulta al mismo tiempo. Del mismo modo pidieron al partido que establecisese un sistema que evitase la gran "volatilidad del censo" de Podemos.

Según Openkratio, debía establecerse un protocolo concreto sobre cómo dar a conocer los resutados de participación y evitar proceder como hasta entonces: dando a conocer (o no) los datos de participación durante una consulta cuando esto era favorable para el aparato de Iglesias.

Podemos desestimó la petición y prescindió de sus servicios

Podemos no sólo no respondio a Openkratio sino que desde entonces dejó de contar con sus servicios como fiscalizador de las votaciones. "Nuestro interlocutor siempre fue la Secretaría de Organización, incluso nos reunimos alguna vez con Echenique. Leyeron el documento y a partir de ahí se rompio la relación"

Tanto Openkratio como la empresa Agora Voting, que ejercían de auditores en las consultas a las bases, han sido sustitudos por personal del propio partido. Solo las primarias, que son procesos infomáticos más complejos, son todavía gestionadas y vigiladas por Agora Voting.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?