¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

los efectos de la secesión, según rajoy

Fugas de depósitos, contracciones de crédito, repunte de la inflación, caída del PIB y del empleo...

El Gobierno de Mariano Rajoy alerta de los efectos de la secesión en una respuesta parlamentaria

El expresidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. / ()

El Gobierno remitió al Congreso a mediados de noviembre una respuesta parlamentaria a la pregunta por escrito que le formuló, de tres maneras distintas, el alcalde de Tortosa y diputado nacional del PDeCat Ferran Bel, quien quería conocer de dónde había sacado la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, la información sobre la supuesta fuga de 4.000 millones de euros de los bancos afincados en Cataluña.

El Ejecutivo aprovechó la pregunta, que evitó contestar, para exponer su teoría sobre las consecuencias financieras que acarrea un proceso independentista puesto en marcha por una comunidad autónoma en España.

"La secesión de una comunidad autónoma del resto de España y, en general, de cualquier región de un país que forma parte de la zona euro generarían una serie de efectos económicos en el ámbito comercial, financiero, financiación pública..., todos ellos interrelacionados entre sí y simultáneos. Desde el punto de vista financiero, que es el objeto de las preguntas, una eventual independencia implicaría no solo la salida de la Unión Europea, sino también de la Unión Económica y Monetaria, lo que conllevaría que la región no tendría representación en los órganos de gobierno de ninguna de sus instituciones europeas (ni en el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros -Ecofin-, ni en el Eurogrupo, ni en la Comisión, ni en el Banco Central Europeo (BCE). Además, las instituciones financieras de la comunidad autónoma o región escindida dejarían de acceder a las facilidades del Banco Central Europeo. Dichas entidades financieras se encontrarían con severas necesidades de capitalización, situación que podría desencadenar en fugas de depósitos y fuertes contracciones de crédito a familias y empresas, con el consiguiente impacto en la demanda final y en el empleo. En definitiva y, a modo de conclusión, la secesión de una región perteneciente a un país de la zona euro tendría un impacto sustancial sobre los intercambios comerciales y sobre el sistema financiero que se traducirían en una muy considerable reducción del Producto Interior Bruto (PIB) y del empleo de la región. Además, aumentaría su deuda pública, soportando elevados costes del servicio de la deuda, que irían aumentando progresivamente en un contexto de contracción de la actividad económica, necesidades crecientes de financiación y empeoramiento de las condiciones crediticias. La región abandonaría ipso facto tanto la Unión Europea como la Unión Económica y Monetaria. La utilización del euro no sería posible de iure ni tampoco de facto y se debería sustituir por una nueva moneda, no suponiendo la nueva moneda el final de los problemas económicos. En tanto en cuanto las necesidades financieras del nuevo gobierno no se cubrieran en un porcentaje suficientemente elevado vía impuestos, la inflación en la región repuntaría, con los consiguientes efectos negativos sobre el poder adquisitivo de los hogares y sobre la competitividad de su economía, aumentando la probabilidad de entrar en una espiral inflacionista de difícil solución. Esta espiral inflacionista alimentaría la caída del PIB y del empleo aún en mayor medida".

LAS ENCUESTAS

Metroscopia, GESOP, GAD3 y Sigma Dos dan como vencedor de las elecciones autonómicas a ERC. Ciudadanos y PSC mejorarían notablemente sus resultados y el árbitro de la jornada sería Catalunya en Comú. La mayoría absoluta en el Parlament de Catalunya está en 68 escañoS. Otra de las claves será la participación

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?