Un submarino para explorar los enigmáticos mares de la luna de Titán

La agencia plantea lanzar el submarino en los próximos 20 años

El vídeo muestra cómo trabajaría el submarino autónomo. / YouTube

En diciembre de 2004, la sonda 'Huygens' se separaba con éxito de la nave espacial 'Cassini' para iniciar su viaje en solitario hacia Titán, la luna más grande de Júpiter. Un mes más tarde, en enero de 2005, la sonda llegaba a la superficie del satélite y enviaba a la Tierra las primeras fotografías de Titán. Unas imágenes que sugerían la presencia de líquido gracias a lo que parecían ser canales de drenaje.

Desde entonces, la NASA ha tratado de descubrir más acerca de este satélite, sobre el que tienen puestas muchas esperanzas. Dos años más tarde, en 2007, la sonda 'Cassini' enviaba nuevas imágenes de Titán a la Tierra. Fotografías que revelaban que la luna mayor de Saturno tiene mares, montañas, islas y bahías y que su topografía es similar a la de la Tierra.

Así son los mares de Titán

Sin embargo, las fotografías mostraban unos mares que nada tienen que ver con los que vemos en la Tierra. Unos mares que no son azules ni de agua, sino que destacan por un color negro intenso debido a sus componentes principales (metano y etano). Por lo tanto, Titán se convierte en el único lugar en el sistema solar donde se han encontrado líquidos sobre la superficie hasta la fecha. De hecho, también se ha encontrado un tipo de molécula necesaria para la vida.

Por esa misma razón, este satélite es considerado a día de hoy como una de las prioridades en lo que respecta a exploración espacial. De hecho, la NASA ha anunciado que están barajando la posibilidad de desarrollar una especie de submarino para realizar investigaciones científicas bajo la superficie del Mar del Kraken, considerado como el mayor cuerpo líquido del satélite.

Recrean el Mar de Kraken para la futura misión

Con el objetivo de determinar de qué manera podría funcionar un submarino en Titán, investigadores de la Universidad de Washington State han recreado un océano del satélite en un laboratorio, tal y como han dado a conocer en un estudio publicado en la revista de divulgación científica Fluid Phase Equilibria.

Una cámara de prueba en la que los investigadores incluyeron la mezcla líquida de metano y etano y la sometieron a temperaturas muy frías para emular a los mares de Titán. A continuación agregaron un calentador de cartucho en forma de cilindro que se aproximaría al calor emitido por un submarino, para descubrir cómo reaccionaría tras acceder a estos océanos. En definitiva, unas pruebas para ver cómo se las arreglaría este submarino en este tipo de mares.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?