Esta es la factura pendiente que deja Luis de Guindos al nuevo ministro de Economía

Privatización completa de Bankia, final de la vigilancia europea sobre el déficit público y nombramiento del nuevo gobernador del Banco de España, entre los retos más importantes de 2018

El ministro de Luis de Guindos (izquierda) traspasa la cartera de Energía a Alvaro Nadal en 2016 /

La cartera que Luis de Guindos entregará a Román Escolano no es precisamente liviana. El hasta ahora ministro de Economía deja pendiente la privatización de Bankia sin haber aclarado cuánto dinero público se recuperará tras la nacionalización de la entidad financiera en 2012. De momento, la secretaria de Estado, Irene Garrido, ha dicho que se retomará la privatización del banco "en el momento adecuado" para maximizar la recuperación de las ayudas públicas.

En una entrevista concedida a la Cadena Ser el pasado 1 de enero, Luis de Guindos, no aclaró cuánto dinero público retornará a las arcas públicas y se remitía al final del proceso, es decir, cuando finalice la venta de la participación del Estado en esta entidad. El último paquete de acciones vendido fue del 7% y se realizó el año pasado. Tras la colocación, el Estado sigue manteniendo un 60% de la entidad a traves del FROB.

El nombramiento del nuevo gobernador del Banco de España

Luis de Guindos se va pero, fuentes del PP, aseguran a la Ser que querrá influir para nombrar a una persona de su confianza como gobernador del Banco de España. El organismo se renueva en junio en medio del debate entre el pp y el psoe sobre los nuevos criterios para el nombramiento de cargos en los organismos reguladores. Ya suenan nombres de exsecretarios de Estado como Fernando Jiménez Latorre y Rosa María Sánchez-Yebra; el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, el consejero de este órgano regulador, Fernando Eguidazu y el ex directivo de Iberdrola y exconsejero de Economía, Fernando Becker.

España pretende 'escapar' de la vigilancia europea por el exceso de déficit público en estos años

España podría salir este año o, como muy tarde, en 2019 del llamado 'procedimiento de déficit excesivo', según los cálculos del hasta ahora ministro de Economía. España cumplió en 2017 la previsión de déficit público porque Bruselas permitió el desvío de dos décimas respecto a la previsión inicial. En cuanto a 2018, la Comisión Europea estima que España cerrará 2018 con un déficit de las administraciones públicas del 2,4% del PIB, dos décimas por encima de lo permitido aunque las autoridades europeas reconocen que "cumple en términos generales" con los criterios establecidos en el Plan de Estabilidad.

Otros asunto que figura en el "debe" de la factura del ministerio de economía es la aplicación de la directiva MIFID 2, las medidas de respuesta a la crisis financiera que persiguen más transparencia en los mercados financieros y una mayor protección a inversores y consumidores.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?