Jordi Turull no consigue ser investido president en la primera votación

  • El resultado de la votación ha sido 64 votos a favor, 65 en contra, cuatro abstenciones y dos ausencias. Tanto Jordi Sànchez como Oriol Junqueras han delegado el voto en compañeros de partido
  • La decisión de la CUP de abstenerse en la votación obliga a Turull a intentar ser investido en una segunda votación, prevista para este sábado a las 10:00 horas

Turull no logra los votos para ser investido presidente en primera votación / VÍDEO: ATLAS

Jordi Turull no ha conseguido los apoyos necesarios para ser investido president de la Generalitat tras la anunciada decisión de la CUP de abstenerse en la votación de este jueves. La formación anticapitalista había asegurado que no votaría a favor de Turull, lo que nos conduce a una segunda votación que tendría lugar tras un plazo de 48 horas.

El resultado de la votación ha sido 64 votos a favor, 65 en contra, cuatro abstenciones y dos ausencias. Tanto Jordi Sànchez como Oriol Junqueras han delegado el voto en compañeros de partido. Las dos ausencias corresponde a Carles Puigdemont y Toni Comín, a quien el juez no permite el voto delegado y que no han renunciado a su acta.

Antes de esa nueva cita en el Parlament, el candidato a president de la Generalitat tiene que pasar por el Tribunal Supremo. El juez Llarena anunciará este viernes qué miembros de la cúpula del procés van a juicio. El magistrado ha citado a las partes para comunicarles el auto de procesamiento en la causa y tendrá que decidir si impone algún tipo de medida cautelar a cinco imputados, entre ellos Jordi Turull.

En el caso de que el juez no actuara contra él, Turull también iría el sábado al Parlament sin los apoyos necesarios. Roger Torrent ha anunciado que el nuevo debate comenzará a las diez de la mañana del día 24.  Su candidatura prosperaría en esta segunda votación si obtiene una mayoría simple, pero tampoco la tiene (64 frente a 65 diputados de la oposición). Para ese supuesto, necesitaría o bien un cambio de postura de la CUP con el apoyo de al menos dos parlamentarios o la renuncia de Comín y Puigdemont a su acta. Un callejón sin salida que aboca la investidura al fracaso, salvo cambios de postura de última hora, pero que pone en marcha el reloj para la convocatoria de unas nuevas elecciones.

En el pleno de investidura del Parlament, Turull ha reivindicado que se presentaba por sus convicciones a favor de la defensa de Cataluña, cuando los más "confortable" para él hubiera sido renunciar a este encargo por sus problemas actuales con la justicia -que no ha mencionado explícitamente-. Turull también ha lamentado que no se haya podido investir al expresidente del Govern Carles Puigdemont o al también diputado de JxCat Jordi Sànchez, y ha asegurado que ellos lo merecían más: "No soy yo quien debería estar aquí".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?