Descubren un nuevo órgano bajo la superficie de la piel

La Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York y el centro de salud NYU Langone presentan el intersticio

Ilustración del Interstitium. / ()

Los investigadores continúan descifrando los secretos del cuerpo humano. El año pasado, el Hospital Universitario de Limerick (Irlanda) descubría un nuevo órgano conocido como mesenterio. Una especie de repliegue que conecta el intestino con el abdomen. Ahora, un equipo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York y el centro de salud NYU Langone presenta el intersticio.

A través de un artículo, publicado en la revista de divulgación científica Scientific Reports, el equipo de investigación ha revelado que unas capas del cuerpo que se creían que eran tejido conectivo es en realidad un órgano. De hecho, es considerado como uno de los órganos más grandes del cuerpo. Pero, ¿qué es el intersticio y dónde ha estado todo este tiempo?

Así es el intersticio

Según cuenta el estudio, el intersticio se trata de una red de tejido interconectado que se encuentra "bajo la superficie de la piel, dentro del tracto digestivo, los pulmones y los sistemas urinarios, alrededor de las venas y las arterias y la fascia entre los músculos".

Además, las células que forman el intersticio producen una porción del líquido que alimenta al sistema linfático, una parte del sistema circulatorio que se encarga de transportar la linfa, y que es fundamental para drenar los líquidos corporales, el funcionamiento del sistema inmunitario en general y la respuesta de la inflamación en particular.

Una red de tejido que cuenta con compartimientos llenos de fluidos que "actúan para absorber el impacto y previenen que los tejidos se rompan mientras los músculos, órganos y vasos bombean, se aprietan y pulsan como parte de sus funciones diarias". Por lo tanto, tal y como explica el centro de salud, tiene "implicaciones para la función de todos los órganos, la mayoría de tejidos y los mecanismos de la mayoría de enfermedades".

En definitiva, el intersticio es un órgano compuesto por una estructura de colágeno y elastina, dos proteínas que le dan fuerza y elasticidad, que funcionan como un amortiguador para los movimientos de las vísceras, músculos y vasos sanguíneos.

El lado oculto del intersticio

A pesar de que el órgano siempre ha estado ahí, la forma de examinar el tejido (cortándolo en delgados trozos) impedía ver la auténtica naturaleza del intersticio. Dado que esta forma de cortar el tejido eliminaba los fluidos que circulaban por el mismo, las estructuras del intersticio se colapsaban, haciendo imperceptible este nuevo órgano.

Tras investigar acerca de esta red de tejido mientras recolectaban muestras de pacientes de cáncer, el equipo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York descubrió un espacio celular antes ignorado que ha permitido demostrar la auténtica naturaleza del intersticio. Para ello se basaron en una tecnología conocida como endomicroscopía confocal.

Según explica el doctor del Departamento de Patología de NYU Langone, Neil D. Theise, este órgano, que contiene aproximadamente el 36% del fluido en el cuerpo, podría contribuir en las enfermedades inflamatorias y generar corrientes eléctricas. Un hallazgo que, según D. Theise, tiene un gran potencial: "Este hallazgo tiene potencial para impulsar avances dramáticos en la medicina, incluida la posibilidad de que el muestreo directo del líquido intersticial se convierta en una poderosa herramienta de diagnóstico".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?