Detienen a un grupo de traficantes gracias a la huella dactilar de una foto de WhatsApp

El grupo de traficantes vendía drogas a través de la plataforma de mensajería instantánea

La huella dactilar fue clave para resolver el enigma. /

La tecnología ha cambiado de forma drástica la manera de trabajar en un gran número de sectores. Desde campos como la medicina o la ingeniería, donde se han alcanzado caminos hasta ahora impensables hasta otros como el sector del tráfico de drogas, donde cada vez son más las personas que aprovechan las redes sociales y las plataformas de mensajería instantánea para promocionar sus productos.

Sin embargo, y a pesar de que sean herramientas para llegar a mucha más gente, las redes sociales y aplicaciones como WhatsApp o Telegram también entrañan un gran número de problemas para aquellas personas que quieran vender sus productos por Internet. Entre otras cosas, la policía puede hacer un rastreo de su localización e incluso de sus tuits para dar con ellos en cuestión de segundos.

La fotografía que desmanteló la trama

A pesar de los peligros que supone compartir este tipo de anuncios por WhatsApp, un grupo de traficantes liderado por Elliott Morris envió una fotografía a cada uno de sus potenciales clientes en el que mostraba las distintas pastillas de éxtasis con las que traficaba. Según recoge la BBC, el traficante enviaba mensajes como "estos son mis productos, los estoy vendiendo" o "¿Qué quieres comprar".

Durante el registro en un hogar en el que se habían impuesto varias alertas por posible actividad de tráfico de drogas, la policía encontró un teléfono móvil en el que aparecieron pruebas importantes como la fotografía en cuestión. Una fotografía que fue determinante para dar con Elliott Morris y sus padres, Darren y Dominique Morris. Aunque la huella no confirmó al 100% que se trataba de Morris, ya que la escala y la calidad de la fotografía no eran óptimas, sí que fue suficiente para demostrar que era el distribuidor".

La policía detiene a la familia Morris

Tras recibir la imagen, la policía de Gales del Sur analizó la huella que aparecía en la fotografía a través de una técnica pionera de detección de huellas dactilares. Gracias a ello, las fuerzas de seguridad dieron con Elliott Morris, quien ha sido sentenciado a ocho años y medio. También ha arrestado otras 11 personas (entre las que se encuentran sus padres) relacionadas con el tráfico de drogas (sobre todo marihuana) en Gales, Reino Unido.

Su padre Darren Morris ha sido condenado a 27 meses de prisión y su madre Dominique, con 12. Por lo tanto, la policía ha demostrado que las redes sociales pueden proporcionar una gran cantidad de evidencias para los investigadores, quienes pueden descubrir en cuestión de minutos quién se encuentra tras una foto determinada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?