Quim Torra, el candidato "viable" que reclamaba la Moncloa

  • El aspirante a President de la Generalitat cumple el requisito esencial que viene exigiendo el gobierno central desde hace meses: no tiene cargas judiciales
  • Con la formación del nuevo govern decaerá el artículo 155, pero la radicalidad de Torra y la condición de provisionalidad con la que se presenta su mandato no auguran la etapa tranquila y estable que desearían en la Moncloa

Quim Torra mira Carles Puigdemont en una reunión en Berlín. / ()

Después de tres candidatos a la Presidencia de la Generalitat –Carles Puigdemont, Jordi Sánchez y Jordi Turull- frenados por el gobierno central y sus recursos al Tribunal Constitucional, el independentismo presenta a Quim Torra, un aspirante que cumple con el requisito fundamental que viene reclamando la Moncloa desde hace meses: es un candidato limpio de cargas judiciales, un candidato "viable". Por tanto, su investidura no tiene por qué encontrar obstáculos legales.

El hecho de que, con toda probabilidad, Torra vaya a convertirse en President la semana que viene y a formar gobierno desatasca en cierta medida la situación en Cataluña. "El gobierno de España siempre ha mantenido que Cataluña necesita un gobierno legal y efectivo", señalan fuentes de la Moncloa.

En cuanto se forme el govern decaerá automáticamente el artículo 155 y las cosas volverán a una cierta normalidad institucional. Cataluña recuperará la capacidad de gestión administrativa, en manos ahora mismo del gobierno central. Aunque no hay que olvidar que las cuentas de la Generalitat seguirán bajo el control del ministerio de Hacienda, ya que esa intervención económica no es producto de la aplicación del artículo 155.

Desde la Moncloa, recuerdan que Torra "tiene la obligación de respetar la ley y estar en condición de cumplir con sus responsabilidades como Presidente de la Generalitat". Un recordatorio consecuencia de que el perfil de Torra es, sin duda, demasiado radical para el gusto del gobierno central, lo que no augura una etapa de tranquilidad. El hecho de que Puigdemont lo haya presentado como una solución provisional tampoco garantiza la estabilidad que desearían en la Moncloa, donde insisten en que solo la vuelta a la tranquilidad logrará impulsar la economía.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?