El bloque independentista se rompe y pierde la mayoría en el Parlament

ERC vota junto al PSC la suspension de los votos delegados y rompe la mayoría independentista en el Parlament

Mesa del Parlament / ()

La Mesa del Parlament ha pedido este martes a JuntsxCat, con los votos de ERC y el PSC, que cambie la delegación de voto de sus diputados suspendidos, entre ellos Carles Puigdemont, y que opte por designar sustituto para estos parlamentarios.

Fuentes parlamentarias han explicado que el presidente Roger Torrent ha replanteado el acuerdo del lunes del mismo órgano, por el que se permitía a los diputados suspendidos de JuntsxCat seguir delegando el voto, tras atender al informe de los letrados que advertía de que esa fórmula contradecía el dictamen del Tribunal Supremo.

La Mesa ha aprobado este martes dejar "sin efectos jurídicos" ese acuerdo del lunes, con los votos a favor de los dos miembros de ERC y el del PSC, mientras que los dos miembros de JuntsxCat se han opuesto y los dos de Ciudadanos se han abstenido.

Otras fuentes parlamentarias han explicado que Ciudadanos ha propuesto separar la votación: por un lado, dejar sin efectos jurídicos el acuerdo que permitía delegar —con el que estaban de acuerdo—; por otro, votar que presentaran otro documento designando a un sustituto —con lo que estaban en contra—.

El presidente de la Cámara ha rechazado separar los puntos y ha sometido a votación toda la propuesta, con lo que las fuerzas independentistas perdían la mayoría parlamentaria.

Dos vías para JxCat

JuntsxCat tenía dos posibilidades: presentar una solicitud de reconsideración a la Mesa para que no invalide las delegaciones de sus cuatro diputados o bien registrar un documento por cada uno de ellos en los que designan sustituto. Ante la negativa de la formación de Carles Puigdemont a registrar este documento, el independentismo ha perdido su mayoría en el Parlamento catalán.

Las fuerzas independentistas tenían hasta ahora una mayoría de 70 escaños en el Parlament, gracias a los 34 escaños de JuntsxCat, los 32 de ERC y los 4 de la CUP, pero sin los cuatro votos de los diputados encausados de JuntsxCat ni tampoco el del exconseller Antoni Comín (ERC), pendiente del recorrido judicial de su causa en Bélgica, los soberanistas solo suman ahora 65 diputados, a tres escaños de la mayoría absoluta de 68 diputados.

Además, al sumar también 65 escaños el resto de partidos de la oposición —Ciudadanos, PSC, Catalunya en Comú Podem y PPC—, el independentismo tampoco podrá garantizar imponerse en votaciones por mayoría simple. Por último, hay que recordar que todas las votaciones que lleven a empate deberán repetirse y, si persiste ese empate, la votación decaerá, por lo que toda iniciativa que solo respalden JuntsxCat, ERC y la CUP no puede salir adelante.

La guerra por la delegación de voto

La fractura de JuntsxCat-ERC en la Mesa de este martes llega después de que el presidente de la Generalitat, Quim Torra (JuntsxCat), y el vicepresidente, Pere Aragonès (ERC), escenificaran el viernes el fin de la crisis por los diputados suspendidos, cuando se conjuraron en rueda de prensa a mejorar la unidad entre ambos grupos.

Antes de esa comparecencia, las dos formaciones soberanistas protagonizaron un fuerte enfrentamiento debido al voto de los diputados supendidos por el SupremoERC consideraba que JuntsxCat había roto el pacto que alcanzaron por el cual los diputados afectados por la suspensión —dos de ERC y cuatro de JuntsxCat— debían presentar un escrito "designando" a un diputado sustituto que ejerciera temporalmente sus derechos.

ERC considera que designar al diputado sustituto es la garantía de que el pleno del Parlament pueda seguir operando con normalidad sin arriesgarse a que las votaciones puedan ser impugnadas y sin exponer a los miembros de la Mesa soberanistas y al president del Parlament a eventuales problemas judiciales.

JuntsxCat, por su parte, consideraba que sus diputados no estaban suspendidos por lo que aspiraba a que sigan delegando sus votos sin más, mientras que los letrados de la Cámara han opinado que, como ERC, la única vía posible es que designen a los sustitutos.

Finalmente ambas formaciones alcanzaron un acuerdo que implicaba que Puigdemont, Sànchez, Turull y Rull registrasen un escrito individual en el que avalasen el documento anunciando que Albert Batet "continuará votando en representación" suya e invocando la delegación de voto que ya ejercían.

Posteriormente a este escrito de JuntsxCat, un informe de los letrados del Parlament advirtió de que la delegación de voto de los cuatro diputados de JuntsxCat afectados por la suspensión del Tribunal Supremo podrían ser invalidada. Este informe sostenía que el escrito que presentó JuntsxCat para seguir votando por delegación no se adecuaba a la resolución que aprobó el pleno el 2 de octubre, porque no designan a un sustituto que ejerza sus derechos, sino que pretendía mantener la delegación de voto de estos diputados.

Por este motivo, ERC ha votado hoy junto al PSC a favor de que JuntsxCat vuelva a cambiar la delegación de voto de estos diputados, ya que de no hacerlo pondría en peligro a los miembros de la Mesa y a Roger Torrent.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?