¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

HOY X HOY LOCOS POR VALENCIA

Deja que tu alimento sea tu medicina

Ana Estellés, nutricionista terapéutica, nos enseña cómo prevenir y mejorar enfermedades a través de cambios de alimentación y estilo de vida

La nutrición terapéutica consiste en el uso de alimentos, cambios de estilo de vida y suplementos nutricionales de calidad (si fuese necesario) para prevenir y ayudar a mejorar enfermedades; o simplemente cambiar a un estilo de vida más saludable que nos ayude a sentirnos mejor, con más energía y más felices.

Según Ana Estellés, licenciada en Biotecnología, "este tipo de nutrición no utiliza dietas como tal, sino que se basa en cambios de estilo de vida realizados de forma consciente, es decir, entendiendo el motivo y conociendo los beneficios que los mismos aportan a nuestro organismo. De esta forma, siendo conscientes y entendiendo por qué hacemos cada cosa, nos sentiremos más motivados y más implicados en el proceso y obtendremos mejores resultados".

Actualmente algunas de las enfermedades que más preocupan a la comunidad científica por su alta prevalencia, sobre todo en los países desarrollados, son: la diabetes, la obesidad, las enfermedades coronarias, las enfermedades degenerativas y el cáncer. Y, sin embargo, son las enfermedades que más se pueden prevenir mediante la adquisición de un estilo de vida saludable. Además, cada vez hay más estudios que confirman las propiedades curativas de los alimentos, sobretodo de las plantas.

Uno de los objetivos de la nutrición terapéutica es tratar de buscar la causa de los problemas o enfermedades para poder solucionarlos en lugar de eliminar solamente el síntoma. Los síntomas son la forma que tiene nuestro cuerpo de hacernos saber que algo va mal.

A menudo cuando tenemos ciertos síntomas, como por ejemplo dolor de cabeza, solemos limitarnos a tratar de quitar ese dolor. Al quitar ese dolor creemos que la causa que lo provocaba ya se ha resuelto, pero no es así y probablemente ese dolor de cabeza volverá a aparecer tarde o temprano, o nuestro cuerpo manifestará el problema mediante otro síntoma diferente hasta que atendamos la verdadera causa del problema.

Las causas de ese dolor de cabeza pueden ser variadas: deshidratación, intolerancias alimentarias, carencia de algún nutriente, problemas musculares, y un largo etcétera. Pero si no prestamos atención, si no nos escuchamos y solo silenciamos a nuestro cuerpo tapando el síntoma, nunca resolveremos el problema de verdad y a la larga esto puede traernos consecuencias muy negativas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?