Últimas noticias Hemeroteca

Viva Suecia saludando al embajador de Suecia y sometiéndose al Suequímetro

Son de Murcia pero decidieron llamar a su grupo Viva Suecia. La experiencia más sueca que han tenido en su vida -de momento- ha sido esta entrevista pero ahora que ya conocen al embajador y... quién sabe...

Viva Suecia se somete al reto del 'suequímetro' de Fuego y Chinchetas... ¿se merecerán la nacionalidad? / PABLO PALACIOS

Se llaman Viva Suecia pero sólo uno de los cuatro componentes del grupo ha estado allí. Hasta el día de nuestra entrevista, su experiencia más sueca fue grabar el videoclip de A dónde ir justo el día de la mayor nevada en Murcia en muchos años. Quisimos remediarlo y les citamos en la Embajada de Suecia en Madrid, para que al menos pisaran suelo sueco. Lo que no imaginábamos es que el embajador iba a aparecer por sorpresa y que harían un intercambio de regalos improvisados con él:

El momentazo del encuentro de Viva Suecia con el embajador de Suecia / PABLO PALACIOS

"El encuentro con el embajador ha estado a la altura del de la reina de Inglaterra y los Beatles... ¡y encima habíamos bebido vodka antes!", comentan entre risas cuando ya nos sentamos dentro de la embajada para la entrevista. Publicaron su primer disco hace tan solo un año y ya están presentando el segundo, Otros principios fundamentales. Todo está yendo muy rápido y, aunque cantan que nadie tiene claro a dónde ir, saben que si dedican el tiempo "a disfrutar de esto" acabaran yendo a donde tienen que ir. De momento, ya guardan en su memoria aquel concierto tan especial en el camping del Sonorama y el de la sala El Sol de Madrid: "Ahí es cuando notas que toda una sala entera canta un trocito de una canción. Es raro pero te emocionas delante de todo el mundo y se te pone un nudo en el estómago de la emoción", recuerda Alberto Cantúa, guitarrista del grupo.

Lo que es evidente es que Viva Suecia ha ascendido posiciones muy rápidamente en el mundo indie. De hecho, con su primer disco ya estaba incluído en multitud de listas de lo mejor de 2016. No les molestan las etiquetas y consideran que muchas veces trascienden el tipo de música: "Si mañana tocamos en una sala de 300 personas, somos muy indies, y si en seis meses tocamos para 8.000, seremos mainstream y el grupo no habrá cambiado en absoluto. No creo que la definición refleje el estilo de la banda, seremos lo que tengamos de ser", sentencia Rafa Val (voz y guitarra).

Dicen que hace dos años estaban haciendo lo mismo que ahora. Trabajar y dedicarle tiempo a la música siempre que pueden. Reconocen, eso sí, que desde que existe Viva Suecia como tal, el lado musical se ha intensificado y a veces, como cantan en Hemos ganado tiempo es un poco difícil sobrellevar todo: "Ese tema habla de nuestro día a día. Vivimos en el siglo XXI, estamos rodeados de tecnología, se supone que nuestra vida tiene que ser súper fácil y súper feliz, y en cambio estamos todo el día súper estresados, llegamos tarde a todos sitios, cada vez tenemos más trabajo, no disfrutamos de muchísimas cosas que tenemos al alcance de la mano que son gratis... No sé si tenemos que estar hablando de evolución o de involución. Eso nos pasa a nosotros en el local de ensayo, quedamos a las 7 de la tarde, después de estar todo el día currando y al final todo eso hace que nos estresemos, hay ciertas tensiones y nos volvemos violentos... apenas nos da tiempo a disfrutar de muchas cosas importantes que nos pasan. Y este análisis se puede hacer extrapolable a un nivel más global, es una cosa que le puede estar pasando a cualquiera", lamenta Rafa.

Pero que nadie piense que no están disfrutando con lo que les está pasando. Este año tienen muchas citas que les ilusionan: desde el concierto en el Teatro Circo de Murcia el 20 de abril o el de la sala Ochoymedio de Madrid el 28 de abril, a todos los festivales por los que van a pasar como el Sansan o el Mad Cool. Tampoco se perderán como público el WAM Festival, el sustituto del SOS de Murcia: "Al margen de todo, es indudable que el SOS ha puesto a Murcia en el mapa. Ha ayudado mucho a que la escena murciana se vea fuera y yo creo que ha contribuido en más cosas positivas que negativas". Seguramente sea uno de los motivos por los que hoy se habla del sonido murciano como en su día se habló del granadino. ¡Viva Murcia! y... ¡Viva Suecia!

Noticias relacionadas

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?