¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

'Operación Triunfo' acabará con 'Cachitos'

Si los artistas actuales no consiguen tener un hueco en TVE dentro de veinte años no se podrá hacer un programa con los momentos musicales de esta época

Los concursantes de la primera edición de 'Operación triunfo' /

Vuelve Operación Triunfo a la televisión impulsado por el éxito de su nostálgico regreso del año pasado. Vuelve por la falta de ideas en TVE y por esa mala costumbre de la industria audiovisual de apostar por lo que en su día funcionó, por estirar las cosas hasta que se rompen.

Vuelve OT y la verdad es que resulta innecesario. Mucho. Ante un panorama televisivo que ignora por completo a la música en vivo, el retorno del manido formato de concurso de talentos no aporta nada relevante. Otro programa de desconocidos haciendo versiones, las mismas o nuevas, pero versiones a cargo de otra generación de cantantes que buscan el camino más rápido a la fama. La verdad es que los concursos funcionan en televisión y tienen como referente los enormes éxitos de sus primeras aventuras. Aquella época en la que los discos de las galas del primer OT comandaban la lista de los discos más vendidos en España es un buen argumento a la hora de vender un programa en un despacho. Funcionan, pero están agotados y ya no aportan nada relevante.

El regreso del popular concurso llega a una parrilla que llora la ausencia de música, de cualquier música cantada por sus autores, por chavales y chavalas que llevan a sus espaldas kilómetros y bolos infames que suponen grandes fracasos y pequeñas victorias, pero que son un aprendizaje y una experiencia vital necesaria para todo artista. España necesita dar oportunidades a sus músicos, no a más cantantes haciendo versiones. Necesita cosas reales de las que enamorarse, no fuegos artificiales televisivos tan fáciles de olvidar.

Manu Guix será el director musical de 'OT 2017' / TVE

Viviendo una etapa tan excelsa en cuanto a bandas y artistas de todos los estilos y en todas las provincias, resulta doloroso ver como esas bandas parecen vetadas en televisión mientras que el ‘prime time’ se reserva a voces bonitas que en unos meses habremos olvidado. El ‘boom’ del primer Operación Triunfo fue una excepción, un programa que revolucionó la televisión y que permitió a media docena de aquellos chavales dedicarse a la música. Las entregas que siguieron fueron la larga resaca de aquella fiesta. Una fiesta que creó un formato que fue clonándose de cadena en cadena y cerrando las puertas a decenas de bandas que jamás han pisado un plató de televisión, al menos a una hora en la que alguien vea la tele.

No se trata de enfrentar, como sucedió en su día, a los artistas con los concursantes. Se trata de, al menos desde la televisión pública, crear espacios desde los que difundir la música de los artistas españoles emergentes y no dejar la música relegada a la divertida hemeroteca de Cachitos. En un país que cada verano se llena de festivales de punta a punta y de todos los géneros musicales resulta terrible que ese fenómeno y que esa pasión melómana no tenga reflejo en la televisión con un programa en el que se apueste por el talento, por el riesgo, por dar voz a lo original y diferente aunque solo sea para que dentro de veinte años se pueda hacer otro Cachitos con la música de esta década.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?