Últimas noticias Hemeroteca

¿Por qué el rapero Kendrick Lamar ha ganado el premio Pulitzer?

El joven californiano se alza con el Pulitzer de la música convirtiéndose en el primer músico de rap en ganar el premio

Kendrick Lamar durante su actuación en la gala de los Premios Grammy de 2016 /

El premio Pulitzer de la música no suele trascender más allá del mundo de los compositores de ópera o música clásica. No suele hacerlo porque rara vez el premio se ha acercado a la calle ni a los gustos populares. De sus 72 ganadores apenas un par son de nombres que puedan sonar al público generalistas y esos nombres son de músicos de jazz como Ornette Coleman o Wynton Marsalis. La inmensa mayoría de los ganadores son compositores de música clásica, lo que ha aislado al galardón, que se falla desde 1943 y que premia al mejor disco del año.

En estos setenta y cinco años de historia no hay un solo ganador que sea conocido por la calle, no lo ganaron los Beatles, ni Bob Dylan o Leonard Cohen, tampoco Miles Davis ni John Coltraine, ni Aretha Franklin, James Brown u Otis Redding. Quien mejor explicó esta situación fue el compositor John Corigliano, ganador de 2001, que criticó el criterio del galardón. “Aunque el premio tenía la intención de señalar música que signifique algo para el mundo se ha convertido en algo muy diferente. Un premio de compositores para compositores”, lamentó.

Este año el Pulitzer ha dado un tremendo volantazo en sus criterios para premiar a un rapero, el primero en alzarse con el prestigioso galardón. Kendrick Lamar (1987) ha dado la sorpresa después de que el jurado se haya rendido a Damn, un disco que se alzó con cinco premios Grammy a principios de año. En la gala de entrega de los Grammy, Lamar acabó acaparando los focos tanto por los premios como por su actuación de aquella noche en la que acabó simulando un tiroteo junto a sus bailarines para denunciar el uso de las armas en EEUU. Al recoger uno de sus premios dejó unas palabras que hoy resuenan con más fuerza. “El rap me ha enseñado la verdadera definición de lo que es ser artista. No trata sobre el dinero, o los coches o las ropas. Trata realmente sobre expresarse y poner esa pintura en el lienzo para que el mundo evolucione para que sea mejor para las generaciones que vengan detrás. El hip hop lo ha hecho”, apuntaba el músico tras recoger el Grammy a mejor disco de rap.

El disco de Lamar, editado en abril de 2017, fue un éxito tremendo llegando al número 1 de la lista de ventas en EEUU y alcanzando los puestos nobles de las listas de medio mundo confirmando al rap como el género musical más extendido. En EEUU el rap pasó al rock como la música más consumida en 2017, el año en el que Damn fue editado.

El último trabajo de Lamar fue calificado de “rap con conciencia” tras adentrarse en distintas temáticas sociales retratadas desde el crítico ojo del joven artista negro. “Damn es una colección de canciones virtuosas unificadas por su autenticidad y dinamismo rítmico que ofrece viñetas que capturan la complejidad de la moderna vida afroamericana”, destaca la junta del Pulitzer en su fallo.

Kendrick Lamar ha hecho historia elevando al rap a una nueva dimensión, una decisión que generará polémica pero que muestra los avances en la música. En 2016, Bob Dylan fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en un gesto importante de la Academia Sueca que reconoció que las letras de las canciones también pueden considerarse literatura. El rock and roll de Dylan, también premio Príncipe de Asturias de las Artes, acabó siendo reconocido por los más importantes galardones cincuenta años después de que conquistase la calle y a los jóvenes que las llenaban, el premio Pulitzer a Kendrick Lamar, un chaval con pluma afilada, ojo crítico y sin ataduras a la hora de retratar su mundo, abre una puerta a que el rap, una música infravalorada y criticada por su lenguaje y temática, se abra nuevas puertas y se gane el respeto que por trabajos como Damn debería tener.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?