Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Economía

La inmobiliaria Reyal Urbis presenta suspensión de pagos y solicita concurso de acreedores

El concurso de acreedores llega una deuda de 3.613 millones

EFE / Logotipo de la inmobiliaria Reyal Urbis

Reyal Urbis solicitará concurso voluntario de acreedores tras no haber podido alcanzar un acuerdo con los bancos para refinanciar su deuda financiera de 3.613 millones de euros, según informó la inmobiliaria.

La suspensión de pagos de la compañía que controla y preside Rafael Santamaría será así la segunda mayor de la historia empresarial española por volumen de pasivo por detrás de la de Martinsa Fadesa.

Reyal acordó solicitar el concurso en la reunión del consejo de administración celebrada ayer lunes, "ante la inminencia del transcurso del plazo previsto en el preconcurso sin haber alcanzado un acuerdo de refinanciación con sus acreedores", según notificó la inmobiliaria a la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El próximo sábado 23 de febrero concluía el periodo de cuatro meses que la empresa se dio para lograr un acuerdo con los bancos cuando en octubre de 2012 decidió solicitar el ''preconcurso'' de acreedores.

En la última semana, Reyal recibió el rechazo de sus principales entidades acreedoras a la última propuesta que había presentado. Esta iniciativa pasaba por liberar de garantías a un lote de activos valorados en unos 300 millones de euros para poder venderlas y obtener liquidez.

Con anterioridad, la inmobiliaria había planteado segregar a una filial activos de suelo y promociones ligados a un préstamo sindicado de unos 2.000 millones con el fin de ponerlo en valor y venderlo. La CNMV suspendió la cotización de la inmobiliaria antes de la apertura del mercado, en el que ayer lunes cerró a un precio de 0,124 euros por título.

El primer acreedor del grupo son Santander y Banesto, entidades con los que tiene un pasivo de 530 millones al que es preciso sumar gran parte de la deuda de unos 300 millones que soporta Inveryal, una sociedad patrimonial de Rafael Santamaría.

De su lado, la Sareb, el ''banco malo'', suma una deuda de 707 millones, dado que ha asumido los préstamos al promotor de las entidades nacionalizadas y se quedará también con los de los bancos del ''grupo dos''. Además, Reyal adeuda unos 400 millones de euros a la Agencia Tributaria y otros 215 millones al Instituto de Crédito Oficial (ICO).

En el listado de acreedores figura también el fondo Appaloosa, que recientemente compró la deuda de 406 millones que tenía Barclays, el Banco Popular, FMS, Caixa Geral, EuroHypo, RBS y BBVA. Por contra, Reyal asegura contar con activos valorados en 4.194 millones de euros, según datos de la compañía a partir de la última valoración independiente, realizada en junio del pasado año.