¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ELECCIONES

Elecciones en Guinea Ecuatorial: nueva farsa electoral de Obiang

Guinea Ecuatorial celebra elecciones tras una campaña que ha incumplido los mínimos requisitos democráticos

Teodoro Obiang Nguema está en el poder en Guinea Ecuatorial desde 1979. /

Teodoro Obiang se consolida como el dictador más longevo del mundo tras 34 años en el poder. La oposición y las organizaciones de derechos humanos denuncian la farsa electoral que hoy se representa en Guinea Ecuatorial. El único país de habla hispana de África celebra este domingo unas elecciones legislativas y municipales que no cuentan con las más elementales condiciones democráticas.

Obiang llegó el martes a Madrid (EL PAIS) / Gorka Lejarcegi (El País)

Mítines opositores disueltos a machetazos, detenciones arbitrarias, falta de fondos o ausencia de observadores internacionales son algunas de las denuncias. La antigua colonia y provincia española, independiente desde 1968, vivirá hoy una jornada electoral sin más interrogantes que el saber qué porcentaje de votos se adjudicará Teodoro Obiang Nguema. En los comicios del año 2009, ese porcentaje fue el 95% de los sufragios.

La oposición no ha tenido acceso a las cadenas públicas de radio y televisión durante la campaña electoral. Tutu Alicante, ecuatoguineano residente en Washington y defensor de los derechos humanos, nos enumera las irregularidades: "la oposición no tiene los fondos de los que debería haberles provisto el estado para hacer una campaña. No hay libertad de movimiento dentro del país, ni siquiera para los partidos de la oposición durante el periodo de campaña. Los mítines de la oposición son corrientemente interrumpidos por helicópteros, por militares, por miembros del partido en el poder. La oposición no tiene acceso a la prensa nacional".

Nepotismo y corrupción

Guinea Ecuatorial produce 300.000 barriles de petróleo diarios. Sin embargo la escasa población del país (menos de un millón de habitantes) vive en su mayor parte en la pobreza, muchos de ellos en áreas sin electricidad ni agua corriente. El régimen de Obiang emplea el dinero para fomentar el clientelismo y el nepotismo. 'Teodorín', como se conoce al hijo del dictador y vicepresidente del país, tiene pendiente una orden de arresto dictada por la justicia francesa, acusado de cuatro delitos relacionados con la corrupción. "Con la renta del petróleo de Guinea Ecuatorial todos los guineanos podrían tener acceso a una vida digna, absolutamente digna, y todavía le quedaría dinero al señor Obiang para robar". Así de claro habla Wenceslao

Mansobo, candidato en estos comicios del partido opositor CPDS (Convergencia para la Democracia Social).

Obiang emplea el dinero público para sus proyectos megalómanos. El último, la construcción, en medio de la nada, de una nueva capital, Oyalá, a la que pretende trasladar a 200.000 ciudadanos para el año 2020. "Es enterrar el dinero del país", explica Wenceslao Mansobo. "En Mbini, una ciudad costera turística", añade, "ha construIdo un puente. Con el dinero que se ha invertido ahí se habría mejorado mil veces la calidad de vida de los habitantes de Mbini. Sin embargo, antes y después del puente, la vida de los habitantes de Mbini sigue siendo exactamente la misma".

Luchar contra el clientelismo es uno de los retos de la oposición. "La gente está acostumbrada a recibir dinero y a esperar regalos", explica Mansobo. "La gente ha terminado pensando que la vida se gana esperando regalos del régimen, y el régimen sabe utilizarlo". "La corrupción en Guinea Ecuatorial hoy por hoy es el sistema", abunda Tutu Alicante, "no hay un sistema de leyes o lo que llamamos estado de derecho. El país se mueve única y exclusivamente a base de corrupción".

España se desentiende

La oposición ecuatoguineana echa de menos algún tipo de apoyo a sus esfuerzos democratizadores por parte de las autoridades españolas. "Las relaciones ahora con el gobierno español son nulas", explica Wenceslao Mansobo, del CPDS, "totalmente nulas. El apoyo del que disponemos ahora (apoyo político o institucional) nos viene más de EEUU o de Alemania. De España muy poco apoyo".

La última visita a Guinea Ecuatorial de un ministro español fue la de Miguel Ángel Moratinos, acompañado por Manuel Fraga, en 2009. En aquel viaje Moratinos pidió mayor apertura y pluralismo a la dictadura, aunque el objetivo principal fue negociar con el régimen un mayor acceso de las empresas españolas a aquel país.

El actual gobierno de Mariano Rajoy no ha desvelado ninguna línea política a seguir hacia la antigua colonia y provincia española. La presencia de empresarios españoles allí sigue siendo residual.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?