¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El oscuro pasado de Ángel Carromero en Nuevas Generaciones

La formación juvenil del PP redactó un informe de expulsión a Carromero por trasladar militantes de un distrito a otro en 2009. Algunos afiliados le denunciaron por hacerlo sin su consentimiento y por recibir presiones para votar a un determinado candidato. Él asegura que no es verdad y defiende que el procedimiento disciplinario no tuvo recorrido

A Carromero le esperaban a la salida del centro penitenciario dos amigos, con los que ha viajado a la capital de España en el coche particular de estos. /

Ángel Carromero vuelve a estar de actualidad en vísperas del congreso de las juventudes populares del PP de Madrid al que se presenta una candidata detrás de la que muchos ven su mano. También está pendiente de si le conceden el indulto por lo que ocurrió en Cuba aunque desde el Ministerio de Justicia lo ven "difícil".

Carromero se hizo conocido en julio de 2012 al ser detenido en Cuba tras un accidente de tráfico en el que murieron los opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero. Desde entonces su nombre se ha visto envuelto siempre en polémica. Primero por su condena (siete años de cárcel por homicidio imprudente), después por su traslado a España (donde cumple condena en régimen de tercer grado). También cuando se supo que conducía sin puntos. Por supuesto, por el gran apoyo que siempre le ha brindado Esperanza Aguirre que le iba hasta a visitar a la cárcel. Y, no hay que olvidar, que ha terminado como asesor del grupo municipal popular en el Ayuntamiento de Madrid cobrando 50.474 euros brutos anuales.

En estos meses se han dado a conocer muchas historias sobre él. Pero no que hace años se redactó un expediente para expulsarle de Nuevas Generaciones por haber cometido una falta muy grave. Era presidente local de NNGG del distrito de Salamanca de Madrid y vicesecretario de la organización juvenil.

En el informe se puede leer que entre el 9 de febrero y el 20 de octubre de 2009 se formalizan por lo menos 50 cambios de afiliación del distrito de Salamanca al de Moncloa-Aravaca. Las hojas en las que se aprueban los traslados aparecían selladas con el logo de NNGG y estaban firmadas por él. Siete militantes aseguraron, mediante declaración firmada, que nunca habían solicitado un cambio y que se había hecho contra su voluntad. Además dijeron que Carromero les había presionado para que votasen a un determinado candidato en el congreso que se celebraba por aquellas fechas.

Esos son los hechos que se relatan y que Carromero niega tajantemente a la Cadena SER. Afirma que este tema no tuvo ningún recorrido porque "no era verdad". Incide en que, por eso mismo, nunca se le llegó a retirar de los cargos que ocupaba y jamás se le suspendió de militancia. Los que le rodean señalan que tiene "muchos enemigos" dentro del partido que se quieren "ensañar" con él después de que atravesara "una etapa muy dura".

Y es cierto que el procedimiento disciplinario se inició pero no se ejecutó. Fuentes conocedoras del proceso cuentan que tanto el PP de Madrid como la formación a nivel nacional estaban al tanto de todo lo que ocurría. Pero que en un momento dado y por "instrucciones desde arriba", en concreto desde el partido regional, se guardó en un cajón. Desde el círculo de Carromero defienden otra versión de los hechos y sostienen que los que elaboraron el documento ni siquiera tenían competencias para toma una decisión. "Y además es que no tenía ninguna base", indica él.

Es cierto que dentro del PP, y desde diferentes ámbitos, se cuentan muchas cosas para perjudicar a Carromero. Hay quien cree que lo de los afiliados fue "toda una estafa" y les molesta la imagen de víctima que ha proyectado durante todos estos meses, creyendo firmemente que no se le puede dejar hacer carrera política porque algún día se encontrarán con mayores problemas.

Pero los que conocen le defienden. Dicen que siempre se le ha atacado a él por hacer daño a otros que ocupaban puestos de mayor responsabilidad. Y que lo que sucedió en 2009 obedecía a "un pulso" interno por el poder dentro de Nuevas Generaciones.

Investigación e indulto

Ahora también se vuelve a hablar de Carromero porque hace unos días el Consejo de Ministros decidió conceder la nacionalidad española a la familia de Payá por sus "circunstancias especiales" y José María Aznar pedía a la Internacional Demócrata de Centro una investigación internacional sobre el suceso.

Desde el Ejecutivo no parecen muy dispuestos a impulsarla porque mantienen sus reticencias. Lo cierto es que el tour mediático de Carromero durante el pasado mes de agosto, cuando cambió su versión de los hechos y acusó al Gobierno de Raúl Castro de estar detrás de todo, no hizo ninguna gracia ni en el ministerio de Exteriores ni en la Moncloa.

Ahora comentan que el Ministerio de Justicia tiene que ponerse a estudiar su indulto. Para algunos en el PP sería "un escándalo". Carromero defiende que es lo justo porque es inocente. Por el momento la Fiscalía se ha opuesto y la Audiencia Nacional ya ha dicho que no ve razones porque hace vida normal. Los informes han sido negativos y aunque es Alberto Ruiz Gallardón quien tiene la última palabra, ven "difícil" que se lo conceda.

Congreso de Nuevas Generaciones

Ahora, además, desde la cúpula nacional del PP siguen sus pasos de cerca. El próximo 26 de octubre se celebra el congreso de NNGG de Madrid para dar el relevo a Pablo Casado. Se ha dicho que él quería optar al puesto pero al final le han hecho desistir. Los suyos dicen que realmente no le apetecía dar ese paso porque no quiere ser continuamente noticia.

De todos modos se presentan varias personas y una de ellas, Ana Isabel Pérez, cuenta con su respaldo. En el PP creen que es una estrategia, la de ponerla ella al frente y que él se sitúe en la sombra. No se descarta que ocurra pero, desde la formación juvenil, destacan que en esta cita vota todo el mundo y que se verá quien sale elegido y el equipo que finalmente se conforma.

Hace unos días Percival Manglano, exconsejero de la Comunidad de Madrid, publicaba en su blog algunos de los detalles de la ponencia de estatutos que se debatirá en el cónclave. De estos, él destaca que se incluye como infracción muy grave "cualquier forma de corrupción en el ejercicio de cargos públicos o de partido". Y curiosamente se incluye, como falta grave "iniciar o tramitar traslados de afiliaciones" sin autorización del afiliado.

También, y después de las últimas manifestaciones de jóvenes de NNGG exhibiendo comportamientos fascistas, han incluido una condena explícita de "cualquier régimen dictatorial o autoritario presente, pasado o futuro, que suprima o limite los derechos y libertades de los ciudadanos, así como el uso de todos los símbolos que lo representen". Y para evitar nuevos sustos, advierten de que será visto como falta grave "manifestar en los perfiles personales de las redes sociales expresiones contrarias a los principios constitucionales, democráticos o contrarios a los principios y valores del PP". Eso sí "siempre que en su presentación se autodefinan como miembros o cargos de Nuevas Generaciones de Madrid".

Cargando