10 lugares insólitos en los que comer

El nuevo Renault Espace te descubre los restaurantes más curiosos de la geografía española

Coche Cerrar

ESPACIO 33

Comer por todo lo alto

Torre Espacio, Paseo de la Castellana, 259D, 28046 Madrid

Coche Cerrar

RESTAURANTE SUBMARINO

Comer rodeado de peces

Eduardo Primo Yufera, 1B, 46013 València

Coche Cerrar

SUBLIMOTION

Mesas interactivas y realidad virtual

Ctra. Playa D’en Bossa, s/n Sant Jordi de Ses Salines, Ibiza

Coche Cerrar

LA CUEVA DEL CURA

¿El foodie de las cavernas?

C\ Manolo Cadenas Valdevimbre - León

Coche Cerrar

LA GRUTA

¿El foodie de las cavernas?

Paraje San José S/N 12600 La Vall d’Uixó (Castellón)

Coche Cerrar

DANS LE NOIR

¿Quién ha apagado la luz?

Paseo Picasso 10, 08003 BARCELONA

Coche Cerrar

HOTEL MELIÀ SOL PRÍNCIPE

¡Yabba Dabba Doo!

Paseo Colorado, 26, 29620 Torremolinos, Málaga

Coche Cerrar

TIERRA ASTUR

Asturias, patria querida

Calle San Francisco, 4, 33402 Avilés

FUENTE LA LLOBA

Esencias japonesas (en medio de un prado)

Ctra. AS-258 Km.14 Huentes ( Piloña )

Coche Cerrar

LA CAPILLA

¿Quién bendice la mesa?

Calle Dos de Mayo, nº 4 31001 Pamplona/Iruña (Navarra)

Coche Cerrar

LA POSTAL

¡Comensales al tren!

C/Sacramento, 22 40196 Zamarramala – Segovia

Patrocinio

¿Cansado de comer siempre en sitios parecidos? ¿Harto del hola-qué-tal, esta-es-la-carta, espera-que-hago-una-foto, camarero-la-cuenta? No hace falta irse muy lejos para disfrutar de una experiencia gastronómica distinta. De hecho, basta con subirse al coche y dirigirse a alguno de estos 10 lugares:

1. Comer rodeado de peces

Restaurante Submarino (Valencia).

El Restaurante Submarino, ubicado en el Parque Oceanográfico de Valencia, ofrece menús de entre 34 y 50 euros con platos como la aballa en salazón con arena de alcaparras, encurtidos y cítricos, o el arroz de rodaballo con gambas y alcachofas. Pero lo que hace especial su oferta es la posibilidad de comer bajo el agua.

2. ¿El foodie de las cavernas?

Si quieres sentir algo parecido a lo que pudieron sentir los primeros habitantes de la Península Ibérica, nada mejor que meterse en una cueva natural. La cocina ha evolucionado y, por supuesto, disfrutarás de la comodidad de una silla y una mesa, pero el ambiente sigue conservando algo ancestral. ¿Qué te queda más cerca: Valdevimbre o Castellón?

3. Mesas interactivas y realidad virtual

Sublimotion Ibiza.

El restaurante Sublimotion de Ibiza, comandado por el chef Paco Roncero, combina la cocina más sofisticada con una fuerte apuesta por la tecnología. Tanto las mesas como las paredes son pantallas interactivas y los comensales, además, usan las gafas de realidad virtual Samsung Gear VR. Solo hay dos pequeños inconvenientes: que Ibiza es una isla, por lo que habrá que montar el coche en un ferry, y que Sublimotion es el restaurante más caro del mundo. Comer allí cuesta 1.500 euros.

4. Comer por todo lo alto

El restaurante que a más distancia del suelo está en España se llama Espacio 33 porque está, justamente, en la planta 33 de uno de los cuatro rascacielos que, desde el Paseo de la Castellana, definen el skyline madrileño. El jarrete de terneta o el costillar de cordero están fenomenal, pero lo verdaderamente inolvidable es el espectáculo de luces metropolitanas que puede contemplarse por la noche.

5. ¿Quién ha apagado la luz?

Cuando comemos no solo usamos el sentido del gusto. También tocamos, olemos, escuchamos ¡y miramos! Por eso sentarse a la mesa sin posibilidad de usar uno de esos sentidos, como sucede con la vista en el restaurante Dans le noir de Barcelona, supone variar la experiencia por completo.

6. ¡Yabba Dabba Doo!

El área de los Picapiedra dispone de un bar y un restaurante de snacks (solo diponible para clientes del hotel). / SOL MELIÀ

Si eres de esos a los que les cuesta contener la emoción ante un un plato suculento, has de saber que el Hotel Melià Sol Príncipe de Torremolinos (Málaga) te ofrece la posibilidad de celebrar un buen bocado al más puro estilo Pedro Picapiedra y hacerlo, además, sin llamar la atención lo más mínimo.

7. Esencias japonesas (en medio de un prado)

¿Quién ha dicho que la cocina nipona una cuestión de entornos urbanitas? No muy lejos de Avilés, en un pueblecito de Asturias llamado Huentes, hay una casa de piedra y madera que, aunque a simple vista no lo parezca, es un restaurante japonés en el que se pueden comer sushi, sashimi y sopas de miso sobre un tatami. El lugar es mágico y todo está muy oishii, pero hay lista de espera.

Tierra Astur (Avilés).

8. Asturias, patria querida

El establecimiento Tierra Astur de Avilés cuenta con mesas y bancos insertadas dentro enormes toneles de sidra (algunos superan los cinco metros de largo). Y ya que te metes hasta dentro, ¿qué mejor que armonizar los quesos y las fabes con unos cuantos culines?

9. ¿Quién bendice la mesa?

Los edificios históricos restaurados suelen aprovecharse par actividades totalmente distintas a las que, en un primer momento, se pensaron para el lugar, pero instalar un restaurante en una antigua capilla es algo poco frecuente. Quien quiera saber cómo es la experiencia, que se acerque a Pamplona.

10. ¡Comensales al tren!

Además de contar con unas vistas privilegiadas, el restaurante segoviano La Postal ocupa un antiguo vagón de tren. Además de con cochinillo o lechazo, también se puede emprender "un viaje al placer de los sentidos" con parada en el paté casero de pato o el pulpo braseado de la Costa da Morte. Y puedes aparcar tranquilamente porque el tren no se va mover.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?