¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Las 8 verdades sobre el agua mineral que las marcas no quieren que sepas

No hay evidencia científica de que el agua de mineralización muy débil sea mejor para la salud

España es el tercer país de la Unión Europea que más agua embotellada consume. Su venta pasó de los 2.000 millones de litros a principios de los noventa a 5.600 millones en 2008, a pesar de que los expertos aseguran que la del grifo es igual de buena y tiene una huella ambiental muchísimo menor.

Ahora, la Asociación Española de Urología ha elaborado un "documento de consenso" que rebate varias de las creencias erróneas sobre este producto. El texto, titulado Mitos y realidades del agua mineral natural. Evidencia científica consensuada sobre el agua mineral natural y sus minerales, explica por ejemplo qué es el residuo seco, presente en todas las etiquetas de agua mineral. "Contrariamente a lo que se cree, el residuo seco nos indica la cantidad de minerales que existen en el agua, como el calcio y el magnesio, ambos necesarios para nuestro organismo", explica el Dr. Isidro Miñana, doctor en Medicina, médico especialista en Pediatría y experto en Nutrición Infantil.

Varias marcas de agua embotellada publicitan sus productos bajo la etiqueta mineralización débil. "La mayoría de aguas minerales naturales tienen minerales, y su mineralización única y característica simplemente les proporciona su identidad, su gusto particular", apunta el doctor Miñana. Según el estudio, no solo no hay evidencia científica de que el agua de mineralización muy débil sea mejor para la salud o que la mineralización sea perniciosa para los riñones, sino que dichos minerales son necesarios. "Los principales son el calcio, el magnesio y los bicarbonatos, que juegan un papel clave en muchos procesos metabólicos", explica el doctor.

Sobre el tratamiento posterior del agua, los facultativos también tienen mucho que decir: "Cumpliendo con la reglamentación oficial, el agua mineral natural está exenta de contaminantes, por lo tanto contiene 0% impurezas", señalada José Manuel Cózar Olmo, presidente de la Asociación Española de Urología. Es decir, durante todo el proceso de embotellado, desde el momento de su extracción en el manantial hasta su consumo, el agua mineral natural no puede ser manipulada ni tratada por ningún agente externo. Por tanto, el no necesita ningún tratamiento de desinfección ni de filtrado para su consumo.

Por último, sobre el nivel de sodio presente en este tipo de productos, los expertos rechazan de plano cualquier riesgo para la salud. "Beber dos litros diarios de agua mineral natural proporcionaría 40 mg (equivalentes a 0,1 g de sal), que representan únicamente el 2% de la ingesta diaria de sodio máxima recomendada dentro de una dieta equilibrada por la Organización Mundial de la Salud", explica el doctor Cózar.

Estos son los ocho mitos y realidades sobre el agua mineral que recoge la Asociación Española de Urología:

  1. El Agua Mineral Natural es pura en origen. Durante todo el proceso de embotellado, desde el momento de su extracción en el manantial hasta su consumo, el agua mineral natural no puede ser manipulada ni tratada por ningún agente externo. Por tanto, el no necesita ningún tratamiento de desinfección ni de filtrado para su consumo.
  2. El residuo seco, lejos de ser algo pernicioso para la salud, nos indica la mineralización del agua, es decir, la cantidad de minerales que se encuentran de forma natural en las aguas minerales naturales. "Contrariamente a lo que se cree, el residuo seco nos indica la cantidad de minerales que existen en el agua, como el calcio y el magnesio, ambos necesarios para nuestro organismo", explica el Dr. Isidro Miñana.
  3. No hay evidencia científica que el sodio contenido en el agua mineral natural constituya un riesgo para la salud. "Beber dos litros diarios de agua mineral natural proporcionaría 40 mg (equivalentes a 0,1 g de sal), que representan únicamente el 2% de la ingesta diaria de sodio máxima recomendada dentro de una dieta equilibrada por la Organización Mundial de la Salud", explica el doctor José Manuel Cózar.
  4. El agua mineral natural contiene minerales esenciales como el calcio y el magnesio.
  5. El calcio y el magnesio presentes en el agua mineral natural son altamente biodisponibles.
  6. Beber a lo largo del día puede contribuir a una óptima absorción del calcio que contiene el agua mineral natural.
  7. No hay evidencia científica que demuestre que la mineralización del agua mineral natural sea perjudicial para los riñones.
  8. En definitiva, no hay evidencia científica de que el agua de mineralización muy débil sea mejor para la salud.
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?