¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

Las nueve personalidades del chef, interpretadas por Juan Echanove

Publicamos en primicia cuatro de los vídeos con los que el actor, con la ayuda del 'coach' Leandro Fernández y junto al chef Jesús Sánchez y su equipo en el Cenador de Amós, ilustra la aplicación del Enegrama a la cocina profesional

En la cocina de un restaurante no solo se mezclan ingredientes, también se mezclan personas, y como pasa con los platos, la gestión de esas mezclas puede resultar deliciosa... o fatal. De eso habló Jesús Sánchez, chef del Cenador de Amós (dos estrellas Michelin) en su ponencia del congreso Madrid Fusión, celebrado hace unas semanas. Ni platos, ni técnicas, ni productos. Solo personas...

"En la cocina se habla de todo eso, pero nosotros hemos descubierto una herramienta que te permite reconocer cómo eres y cómo te relacionas con los demás", explica el chef. "Una herramienta potentísima que se está utilizando en empresas de muchísimos países, sobre todo, para identificar aquello para lo que estás más o menos capacitado de manera natural. Reconocerlo es muy importante porque te ayuda, pero luego también cuenta lo que vas a hacer con ello".

Esa herramienta se llama Eneagrama y, según cuenta el coach Leandro Fernández, bebe de la sabiduría de las culturas oriantales, del filósofo boliviano Óscar Ichazo y del psiquiatra chileno Claudio Naranjo, que es quien finalmente combinó todo ese conocimiento previo con la psicología moderna. Pero, ¿cómo funciona?

Según las tesis que maneja Leandro Fernández, hay nueve eneatipos de personalidad: tipo 1 o perfeccionista estricto, tipo 2 o ayudador considerado... y así hasta el tipo 9 o conciliador adaptable [ver despiece, al pie de la noticia].

En el restaurante Cenador de Amós llevan tiempo utilizando el Enegrama como estrategia de motivación personal e incluso como herramienta de gestión del personal. "Hasta hemos desarrollado un diccionario de aptitudes personales para puestos concretos", detalla el chef Jesús Sanchéz. Pero, ¿cómo llevar esa experiencia a un congreso gastronómico y que el público no se duerma?

¡Con ejemplos! En concreto, con una serie de nueve vídeos protagonizados por el actor y gastrónomo Juan Echanove. Pequeños clips de menos de un minuto producidos por la agencia EdiciónPro en los que también participa el equipo del Cenador de Amós y que, al menos en Madrid Fusión, despertaron muchas carcajadas. Este artículo incluye la publicación en primicia de cuatro de ellos.

Jesús Sánchez señala entre risas que el rodaje fue muy divertido, pero al preguntarle por su propio eneatipo, adopta un gesto más serio: "Esta pregunta siempre surge en las entrevistas, pero aunque yo lo tengo claro, prefiero guardármelo porque lo importante es el trabajo que yo haga sabiendo lo que soy".

El cocinero cántabro insiste en no hay eneatipos buenos o malos por definición porque todos son maravillosos en su fase de luz. "Lo interesante es tener diversidad y, sobre todo, saber cuáles son mejores para qué areas", según cuenta.

Al leer las definiciones de cada eneatipo o al reconocer determinados tics en la interpretación de Juan echanove, no resulta difícil caer en la tentación de ponerse a etiquetar a la gente d enuestro entorno, pero Jesús Sánchez apunta que, más allá de la división elemental, hay combinaciones por sus diferentes estados o por cómo se relacionan con otros enetipos: "Poner números es algo muy frívolo. Lo potente no es que yo te diga que tú eres un cinco sino que tú mismo te identifiques".

LOS NUEVE ENEATIPOS

Tipo 8 o controlador activo. Tiene miedo a que le traicionen y necesita sentirse fuerte, poderoso y en control de la situación. también se caracteriza por sus expresiones de ira y la dificultad en el autocontrol.

Tipo 9 o conciliador adaptable. Tiene miedo al conflicto, tanto si es interno como con los demás. Por eso busca siempre un entorno harmónico. Son suaves, diplmáticos, tranquilos...

Tipo 1 o perfeccionista estricto. Tiene miedo ser malo y lo trata de compensar siendo virtuoso, lo cual le lleva a un planteamiento un poco rígido en su comportamiento con los demás.

Tipo 2 o ayudador considerado. Tiene miedo a no ser apreciado por los demás y necesita sentirse querido. Para ello detecta lo que los demás necesitan y se convierte en eso para recibir aprecio a cambio.

Tipo 3 o conseguidor competitivo. Tiene miedo a no ser valioso en sí mismo y busca destacar, tener éxito, ser el mejor en lo que hace, ganar...

Tipo 4 o creativo intenso. Tiene miedo a no ser visto y busca desesperadamente tener una identidad propia. Necesita sentirse único, especial, auténtico, muy profundo, emocional...

Tipo 5 o especailista desapegado. Tiene miedo a no saber manejar las emociones por lo que tiende al aislamiento, a distanciarse. Prefiere aprender solo de un buen libro a exponerse a la incomodidad de las relaciones.

Tipo 6 o escéptico leal. Tiene miedo a quedarse sin apoyo o sin orientación, y suele vincularse a una autoridad que le da mucha seguridad para serntir que sus posibilidades de supervivencia aumentan. A cambio ofrece lealtad, esfuerzo, sacrificio por el equipo...

Tipo 7 u optimista entusiasta. A priori, a todo el mundo le encanta porque tiende a ser muy happy y a desprender muy buena energía, pero lo que la gente no ve es que, muchas veces, debajo de esa estrategia hay miedo al sufimiento o al dolor, por lo que tiende a escapar de todo eso huyendo hacia lo divertido o interesante y dejando un reguero de cosas inacabadas. Aun y así, suele enganchar a las personas que tiene a su alrededor.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?