¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Elecciones Francia

Una agenda apretada y complicada para Macron

En una semana dará a conocer su equipo de gobierno tras la investidura el domingo

Una mujer mira la portada de 'Le Parisien' con la foto de Macron como ganador de las presidenciales en Francia / ()

Tras haber sido elegido por más del doble de votos (66,1%) que los obtenidos por su rival ultraderechista, Emmanuel Macron, perfila una agenda cargada para los próximos días en los que deberá anunciar el nombre de su primer ministro y de su equipo de Gobierno, además de reunir una mayoría parlamentaria en las legislativas de junio. El actual jefe del Estado ha confirmado que el traspaso de poderes será el domingo 14 de mayo.

Este lunes dimitirá ya como líder de su movimiento En Marche! Y mañana el presidente electo proeuropeo celebrará 'el día de Europa'. La transmisión de poderes entre François Hollande y el presidente más joven de la República, se va a realizar por vez primera en fin de semana, el domingo, el día que expira el mandato del actual jefe del Estado.

Este lunes, mientras conmemoraba la liberación de París – primer acto oficial de Macron-, ha declarado que ha querido “traspasar la llama” a Emmanuel Macron, que ha sido su discípulo y ministro, pero que luego “se ha emancipado y los franceses le han elegido”. Considera que “no le ha traicionado”, sino que “ha hecho lo que pensaba tenía que hacer, ahora está con los franceses, yo le deseo todo el éxito y si me necesita estaré siempre a su lado”.

El propio domingo se producirá también la investidura en un acto muy protocolario que le llevará de nuevo al Arco de Triunfo de París, ante la tumba del soldado desconocido.

Al día siguiente, lunes 15 de mayo, Macron anunciará su primer ministro. De él sólo ha dicho que “deberá ser alguien con experiencia parlamentaria y capacidad de dinamizar un equipo de ministros”, más pequeño que el actual, de solo 15 personas. Alguien que cumple esas cualidades es el responsable de Defensa, Jean Yves Le Drian, quien fue el primer peso pesado del Partido Socialista que se unió a su proyecto. Aunque Le Drian había reiterado su deseo de retirarse a la política regional de su Bretaña natal.

Ardua tarea

La composición del Gobierno se conocerá el martes 16. El miércoles reunirá ya a su primer consejo de ministros. Luego comenzarán sus viajes, el primero suele ser a Berlín. Pero podría hacer antes un salto para visitar las tropas francesas en el exterior. El 25 de mayo acudirá ya como presidente a la cumbre de la OTAN , junto al presidente estadounidense.

Con la victoria electoral el socio- liberal de 39 años gana una batalla, pero por delante le queda la incierta tarea de componer una mayoría legislativa para poder poner en marcha su proyecto reformista. “La tarea será ardua”, reiteró eN sus primeros discursos tras la victoria. “No será fácil todos los días, la tarea será dura, os diré en cada momento la verdad, pero vuestra entrega, energía y coraje me ayudarán”, agregó.

La mitad de los diputados de En marche deberán ser nuevos, es una promesa. Pero tampoco lo tendrán fácil en las legislativas sus contrincantes. La extrema derecha ha sacado ya los cuchillos, Mélenchon y los insumisos se pelean en los tribunales con el partido comunista y los socialistas y la derecha están divididos y parte de ellos se han unido al proyecto reformista de Macron.

La construcción europea, la reforma del código laboral, la escuela primaria y la moralización de la vida pública serán sus primeras medidas. Pedirá ya al Parlamento en verano “una ley de habilitación” que le permita mediante ordenanzas –una fórmula polémica- “simplificar el derecho laboral” para promover “los acuerdos de empresa o sectoriales”. En sus últimos mítines de campaña ha añadido que “implicará a los sindicatos y organizaciones sociales” en una concertación acelerada.

El sindicato CGT que hizo la vida imposible a Hollande y sus ministros durante la legislatura, han perdido las elecciones sindicales, ya no son el primer sindicato de Francia. Ahora es la CFDT, que apoyó la reforma laboral de Valls. Una muestra quizás de que la sociedad francesa se está moviendo, quizá es hoy más reformista.

Macron siempre ha creído que al haber anunciado sus reformas con claridad en la campaña, si salía elegido tendría más legitimidad para llevarlas a cabo que su predecesor. Para tratar de desmentirle los sindicatos más radicales como la CGT, que votan Mélenchon y Le Pen, han reunido varios centenares de personas en la Plaza de la República.

Cargando