¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los accionistas del Popular pierden el 100% de su inversión tras la operación

Los 300.000 accionistas del Popular han perdido toda su inversión tras ejecutarse la intervención y la suspensión de la cotización de acciones por la Comisión Nacional del Mercado de Valores

Los accionistas han perdido todo el dinero invertido en el Banco Popular. /

La compra del Popular por el Banco de Santander tendrá consecuencias para accionistas, inversores y clientes. El Popular había perdido en los últimos días la mitad de su valor en bolsa y la entidad estaba abocada a la quiebra, como ha reconocido en una nota oficial el Banco Central Europeo. "El Banco Popular estaba a punto de caer o era probable que cayese", asegura la entidad.

Los accionistas lo han perdido todo

Los accionistas han perdido todo el dinero invertido en el Banco Popular. Juan Ignacio Crespo, analista financiero, asegura a la SER que "si el Santander compra por un euro el Popular se supone que no vale nada y, por eso, los accionistas lo han perdido todo". De todas formas, asegura este experto, "pueden aparecer elementos nuevos que aún no sabemos". Una de las alternativas de los inversores será denunciar a la entidad resultante o a los antiguos responsables del Popular para tratar de recuperar parte de sus ahorros.

En cualquier caso, la operación acordada por el llamado Mecanismo Europeo de Resolución, una entidad europea de nueva creación que ha ordenado intervenir el Banco Popular ante la grave situación financiera que tenía, se aprobó anoche ante la posibilidad de que el Popular "estuviera a punto de caer o hubiera posibilidades de que cayese", según la nota oficial emitida en las últimas horas. La pérdida de liquidez por la fuga de depósitos dejaba al banco, según los organismos europeos, en una posición en la que no podría pagar sus deudas en un futuro próximo. Los accionistas y los acreedores son los primeros en soportar las pérdidas, de acuerdo con los mecanismos que establece el Mecanismo Europeo de Resolución.

No hay peligro para los ahorradores

La novedad para ellos es que cambian de banco y sus ahorros no corren peligro. La presidenta del Banco Santander ha lanzado un mensaje de tranquilidad y ha asegurado que “para los clientes no cambia nada”.

De Guindos sobre la compra del Santander: "Ha sido una operación compleja, no sencilla y se ha conseguido llevar a buen puerto". / ATLAS

Diferentes escenarios para los inversores

Hay varios tipos de productos financieros de inversión que había ofrecido el Banco Popular.

  • En primer lugar, se encuentran los bonos convertibles contingentes, conocidos como cocos y que son productos financieros de inversión con un tipo de interés muy alto (entre el 9% y el 11%) que, en caso de que el banco baje de un determinado nivel de solvencia, pasan a convertirse en acciones y, por tanto, en esta situación, se convierten en 0 euros. En concreto, los bonos convertibles del Popular ascendían a 1.250 millones de euros.
  • Otro producto que sale perdiendo es la llamada deuda subordinada, un producto de menor rentabilidad pero que, según Ángel Bergés, de Analistas Financieros Internacionales, es la "segunda en el pelotón de fusilamiento", es decir, que también pasa a tener un valor 0. La deuda subordinada ascendía a 684 millones.

    El mecanismo Europeo de Resolución ha decidido que estos dos productos debían ser los primeros de “soportaran” el peso de la intervención para evitar que “pagaran la factura” los depositantes.
  • El tercer producto, la llamada deuda sénior, no pierde su valor al igual que se mantienen intactos todos los depósitos de los clientes del Popular.

Según AFI (Analistas Financieros Internacionales), la solución adoptada por las autoridades europeas "ha sido equilibrada aunque pueda parecer salomónica". El responsable de esta consultora, Ángel Bergés, explica que la conversión de bonos ha sido suficientemente agresiva "para evitar el uso de dinero público". "Aún así, añade, ha sido "suficientemente comedida para mantener intactos los depósitos y la deuda subordinada con el objetivo de mantener la confianza de los mercados".

Accionistas e inversores asumen el "castigo"

Por la nueva normativa europea y para evitar que la factura se pague con dinero público. El protocolo de intervención de entidades financieras establece que los dueños de estos productos son los primeros que tienen que asumir el coste interno de la intervención. El Banco de Santander calcula que los mecanismos de rescate interno le permitirán ahorrarse unos 2.000 millones en ampliación del capital.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?