¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Declarada Patrimonio de la Humanidad la isla que prohíbe la entrada a las mujeres

Sólo los hombres pueden visitar la isla una vez al año, siempre que cumplan un requisito especial

Hombres visitan un templo de la isla de Okinoshima, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco. /

Un organismo consultivo de la Unesco ha incorporado la isla sagrada de Okinoshima (Japón), a la Lista del Patrimonio Mundial. Está situada a unos sesenta kilómetros de la costa occidental de la isla de Kyushu y pertenece al gran santuario de Munakata. Según la organización, "es un ejemplo excepcional de la práctica ancestral de venerar islas consideradas sagradas".

Se trata de uno de los lugares más sagrados para los japoneses, que se convierte en el 17º territorio japonés en la lista de la Unesco. La leyenda cuenta que los antiguos dioses Shinto siguieron una serie de rituales a través de tres emperatrices para que salvaguardaran Japón.

"Los vestigios arqueológicos de esta pequeña isla se han conservado prácticamente intactos y ofrecen una visión cronológica de la evolución de los ritos religiosos practicados en ella desde el siglo IV al IX de nuestra era", explica la Unesco.

Las mujeres no pueden viajar a Okinoshima

La decisión de la Unesco ha generado una gran controversia; se trata de una isla que prohíbe la entrada a las mujeres desde hace miles de años. El argumento de muchas personas es que no puede ser declarado Patrimonio Mundial, es decir, de todos, si se excluye a todo el género femenino.

Por otro lado, los hombres solo pueden visitar la isla una vez al año y cumplirán con un requisito previo, que implica desnudarse por completo y bañarse en el agua del mar para purificarse. El 27 de mayo, 200 hombres visitan el Okinoshima y el resto del año, solo un sacerdote shintoista vive allí.

Fimio Kishida, ministro de Relaciones Exteriores de Japón, explicó que se trata de una isla "única y preciosa" y que ha sido un lugar muy importante de intercambio con el extranjero con pruebas que lo demuestran. 80.000 objetos han sido hallados, algunos de procedencia ultramarina que atestiguan el cambio entre la península coreana, el continente asiático y el archipiélago japonés.

La religión prohíbe la presencia de mujeres en numerosos lugares del mundo

No es el único lugar prohibido para las mujeres, el monte Omine, situado en Nara (Japón) fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2004 y no permiten la entrada a mujeres por motivos religiosos.

Otro territorio protegido por la Unesco en el año 1998, el monte Athos en Grecia, las mujeres fueron excluidas de las ceremonias religiosas por haber sido declaradas impuras. Ni siquiera pueden acercarse a menos de 500 metros, por lo que ni siquiera les es posible alcanzar la orilla.

La comunidad religiosa de África presionó al gobierno para que las mujeres no pudieran visitar la playa de Mlimadji, en las islas de Comores, situadas al sureste de África.

Las mujeres en edad de menstruar, entre los 14 y 50 años, tienen vetada la visita al templo de la deidad hindú de Ayyappan, en Sabarimala (India).

Cargando

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?