¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

En enero, comerás grillos

Insectfit, creada por dos jóvenes valencianos, planea comercializar harina, pasta y barritas energéticas elaboradas con insectos

Galletas elaboradas con harina de grillo. /

A Gabriel Vicedo (Crevillente, Alicante, 1994), recién titulado en TADE —el doble grado de Turismo y Administración y Dirección de Empresas—, le gusta leer la prensa económica y el verano pasado se topó con una noticia que hablaba dal alto contenido proteico de los insectos y de su prometedor futuro como ingrediente para la alimentación humana, quizás como alternativa barata para la carne.

Un año después ya es el CEO de Insectfit y, junto a su compañero Alberto Mas, estudiante de Nutrición y tres años mayor que él, ya forman parte de la incubadora de empresas creada por el presidente de Mercadona, Juan Roig. Su objetivo es empezar a comercializar productos con grillo a partir del 1 de enero de 2018.

¿Cómo empezó todo?

Eso fue el verano pasado. Estaba leyendo el periódico y leí un artículo que decía que los insectos eran la proteína del futuro. Luego leí un informe de la FAO de 2013, que también decía que eran el futuro porque la carne, por el crecimiento demográfico, a largo plazo es insostenible. El tema me pareció interesante, seguí investigando y en enero lo utilicé para un trabajo de fin de grado.

¿Y por qué decidiste convertir esa idea en una realidad?

Se lo comenté a dos compañeros y seguimos investigando. El tema de la cría de insectos la legislación... Más adelante le presentamos el proyecto a Lanzadera y, por suerte, nos cogieron. Aquí estamos desde el 3 de julio...

¿Tus profesores te apoyaron?

No tenían mucha fe, la verdad. Cuando presenté el proyecto, no lo veían viable. Ha confiado muy poca gente: mis padres, algún amigo y poco más. Pero es que se trataba de un tema muy desconocido y nadie tenía ni idea. Ahora veo que se habla más y ya no pensamos en comernos un bicho que anda por el suelo, que es lo que todo el mundo piensa.

Los expertos en tendencias gastronómicas ya vaticinaban la llegada de los insectos en 2014...

¡Claro! Es que en Europa es muy normal. En Bélgica, Reino Unido, Holanda y Francia tienen su propia regulación y los venden de forma muy natural. En Bélgica se pueden ver hamburguesas de insectos en el supermercado. Y Suiza va a empezar ahora, también.

¿La ley permite hacerlo en España?

No porque en 2015 salió un reglamento que daba opción a que cada país regulase la venta de insectos como nuevo alimento, pero España no tomó partido, de manera que el reglamento no entrará en vigor hasta el 1 de enero de 2018. Dentro de unos meses...

El nombre de la empresa, Insectfit, hace referencia al mundo de los gimnasios. ¿Tenéis pensado producir solo barritas energéticas con alto contenido en proteína, u os planteáis algo más?

Lo 'fit' se asocia bastante a lo que queremos porque se trata de un alimento rico en proteínas y con pocos hidratos de carbono. Así que sí, nos enfocamos principlamente a los asiduos al gimnasio, que además son menos aprensivos. Pero aunque el producto estrella son las barritas, nos plantemos vender la harina, para que la gente haga bizcochos o lo que sea, y también pasta a partir de esta misma harina.

¿Con qué especies de insecto trabajáis?

Grillos y 'tenebrio molitor', conocido como el gusano de la harina. También valoramos la opción de introducir las cucarachas porque son el alimento más top. Más proteínas, más minerales y más vitaminas, pero eso, si lo introduces aquí, no lo prueba nadie. Así que lo dejamos aparcado para fuera de España o para el futuro...

¿Y cómo tenéis previsto combatir el tabú?

Hace 15 años, si dabas arroz enrollado en pescado crudo, la gente ponía cara de asco. Ahora, sin embargo, la gente paga mucho dinero por ello. Se considera algo gourmet... Creemos que con los insectos puede pasar algo parecido.

¿Cuándo planeáis empezar a comercializar vuestros productos?

Nuestro objetivo es producir en noviembre y diciembre, y empezar a vender a partir del 1 de enero. Mucha gente contacta con nosotros para que le mandemos muestras, pero claro, de momento no podemos. Fuera sí, pero nosotros queremos hacernos fuertes en España.

Lanzadera es un proyecto impulsado por Juan Roig, presidente de Mercadona. ¿Tenéis algún acuerdo ya cerrado para la distribución del producto?

No, la verdad es que no. Y quizá sea un poco pronto para hablar de supermercados. Si en un futuro pudiéramos, ¡ojalá! Pero de momento no lo contemplamos.

¿Cómo funciona Lanzadera? ¿Qué os ofrece y qué os exige?

Es como una Campus Party, con muchas mesas largas y todos los proyectos trabajando juntos, uno al lado del otro. ¡Como en un coworking! Además aquí hay ingenieros y de todo, así que nos podemos ayudar. Y yambién hay supervisores de proyecto en cada ámbito, te dan un poco de mentoring... Porque claro, para la gente que es más técnica y no controla tanto las finanzas, te dan charlas.

¿A cuánto ascienden las ayudas económicas?

Hay tres fases. En la primera, Garaje, nos dan hasta 32.000 euros por proyecto. Eso si los necesitas, claro. La segunda fase es Lanzadera, con hasta 200.000 euros. Y la tercera fase, sé que es más dinero, pero no te sé decir...

¿Os consta que haya alguna otra empresa española en el sector?

Sabemos que hay varias granjas, pero no son muy conocidas porque solo pueden vender fuera. Hay alguna en Valencia, en Albacete, en Andalucía... La más grande de Europa estaba en Málaga, pero tuvo que cerrar.

¿Y qué tipo de insectos trabajan?

La mayoría se centra en los grillos, como en el resto de Europa. Pero en Alicante está Bioflytech, una spin off de la Universidad de Alicante. Ellos cultivan moscas para producir piensos animales, pero también planean desviarse hacia la alimentación humana...

¿Tú has probado los insectos alguna vez?

Probé los chapulines en un restaurante de Madrid que se llama Punto MX y sé que en Barcelona también se venden. En Francia hemos comprado barritas de grillo y están muy buenas, la verdad. Y luego trajimos harina de grillos de Tailandia para hacer bizcochos y galletas. Hicimos una cata ciega en el trabajo y tuvo mucho éxito. ¡A la gente le encantó! También nos hemos hechos 'crepes', y la verdad es que están buenos.

¿Tu madre también los ha probado?

¡Fue ella quien hizo el bizcocho y las galletas! Nosotros, de tema repostero, vamos un poco justos... Me dijo que, si usábamos cucarachas, no contase con ella. Pero probó la galleta de grillo y dijo que estaba buena...

Alberto Mas y Gabriel Vicedo, de Insectfit, en Lanzadera. / INSECTFIT

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?