¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Estrasburgo exige explicaciones a España por mantener separados a Oumo y su hijo

Se superan ya los 6 meses desde que madre e hijo llegaran a España en dos pateras diferentes pero el área del menor de Melilla niega cualquier contacto entre ellos

A España le quedan 48 horas de plazo para explicar ante Estrasburgo por qué mantiene separados y sin contacto alguno a una madre y su hijo que llegaron a España hace 6 y 7 meses respectivamente en dos pateras diferentes. Oumo llegó en abril hasta las costas andaluzas mientras que su pequeño de 4 años fue rescatado en las costas de Melilla en otra barcaza unas semanas antes. Desde entonces el niño está bajo la tutela del área del menor de la ciudad autónoma, que es el organismo que se niega a facilitar cualquier tipo de contacto, incluso el telefónico, hasta que no lleguen las pruebas de ADN encargadas por ellos mismos.

El caso, adelantado por la Cadena SER el pasado 28 de septiembre, ha llegado al Tribunal Europeo de Derechos Humanos a donde han tenido que acudir La Merced Migraciones y Womenslink adjuntando todos los documentos que prueban la filiación entre la madre y el niño incluidas partida de nacimiento, libro de familia, fotografías juntos desde que Adramane era un bebé hasta un mes antes de que se separaran cuando el pequeño fue el primero en partir desde el lugar en el que se escondían en el norte de Marruecos para subirse a la patera.

El Tribunal de Estrasburgo ha dado amparo a esta madre y en una resolución de dos páginas, a la que ha tenido acceso la SER, exige explicaciones al Gobierno España sobre las medidas que se han adoptado para sobre la filiación de Oumou y su hijo Adramane, y por qué no se garantiza el contacto entre ambos.

“Lo que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha solicitado España es que le envíe información acerca de todas las medidas y acciones que se han tomado para determinar la filiación de Adramane y su madre Oumo y además adoptar otras medidas alternativas como pueden ser visitas o llamadas telefónicas para garantizar que ambos estén en contacto hasta que se reciban los resultados de los test de ADN afirma Teresa Fernández, abogada de Womenslink, una de las dos ONG que están ayudando a esta madre en esta batalla por volver a recuperar a su hijo.

Oumo se sometió voluntariamente a pruebas de ADN, envió los resultados, que tienen validez legal en cualquier proceso, a Melilla pero las autoridades de la ciudad autónoma decidieron no aceptar esas pruebas y encargar unas propias cuyos resultados aún no se han emitido. El caso llevó incluso al Defensor del Pueblo a pedir explicaciones a Melilla pero por el momento se siguen negando a cualquier contacto entre madre e hijo.

“El Estado tiene de plazo hasta este jueves 26 de octubre para responder a lo requerido por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y tiene que tomar las medidas necesarias para garantizar que Oumou y su hijo puedan estar en contacto” afirma Fernández.

Aunque las competencias en materia de menores extranjeros no acompañados ( MENAS) corresponden a cada comunidad autónoma, en este caso a la ciudad autónoma de Melilla, es el Gobierno de España el obligado a responder ante lo que el Tribunal considera como una posible vulneración del derecho a la reagrupación familiar. A la espera de la respuesta del ejecutivo español, las ONG no descartan que en caso de no ser satisfactoria Estrasburgo acabe condenando a España por este caso .

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?