Las tres pruebas que acorralaron a 'El Chicle'

El intento de secuestro de otra joven, la declaración de su mujer y un móvil han sido claves para que José Enrique Abuín acabara confesando el crimen de Diana Quer

Vehículos de la Guardia Civil y ambulancias custodian una nave industrial en la parroquia de Asados, en Rianxo (A Coruña), donde la Guardia Civil ha localizado el cadáver de Diana Quer / ()

497 días después de la desaparición de Diana Quer, la Guardia Civil ha cerrado el círculo de la investigación con la confesión de José Enrique Abuín. 'El Chicle' se ha visto acorralado por los numerosos indicios y ha llevado a los agentes al lugar exacto donde ocultó el cuerpo, en un pozo de una fábrica abandonada en los alrededores de su casa en Rianxo, al sur de la provincia de A Coruña. Desde su detención, tres han sido las pruebas clave para su caída:

1.- Un intento de secuestro

‘El Chicle’ ha sido el principal sospechoso de la desaparición de la joven madrileña desde el principio de la investigación hace ahora 16 meses. Sin embargo, durante todo este tiempo nunca ha habido ningún indicio sólido para detenerle. Según fuentes del operativo, la única esperanza que tenían era que volviese a actuar de la misma forma que lo hizo con Diana y así fue a principios de esta semana cuando intentó secuestrar a una joven de Boiro e introducirla en su vehículo.

La denuncia de la joven ha sido la clave para la detención. Ante la Guardia Civil esta joven gallega confesó que una persona había intentado robarle el móvil y que después le había intentado acuchillar e introducirle en un maletero de un vehículo. Ante los gritos de la joven los vecinos propiciaron que el presunto autor del rapto escapase pero pudieron tomar el número de su matrícula que acabó en manos de la Guardia Civil.

2.- Su mujer cambia de versión

Según fuentes policiales de la investigación, la declaración este sábado de su mujer ha sido clave para que confesara José Enrique Abuín. Ayer cambió la versión que dio la noche en la que desapareció Diana Quer. Rosario Rodríguez siempre había asegurado que su marido había estado esa noche en casa con ella, pero ayer desmontó esa coartada y confesó ante los agentes de la Benemérita que su marido no estuvo en casa, que había salido y que ella no le acompañó.

3.- Un móvil

José Enrique Abuín Gey tenía antecedentes por tráfico de drogas y agresión sexual. Las piezas comenzaron a encajar con el posicionamiento de un móvil hasta ahora desvinculado del sospechoso. Después de interrogar a 200 personas, comprobar centenares de matrículas y cruzar con centenares de teléfonos, este móvil ha sido clave para señalar de forma sólida al detenido.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?