Carta abierta al realizador de 'Operación triunfo'

Los fallos de realización siguen dando quebraderos de cabeza a TVE

Aitana interpreta el tema 'Cheap Thrills' en la gala 10 de 'OT 2017' /

Doce programas, contando la gala 0 y el especial de Navidad, lleva a sus espaldas OT 2017. Doce programas que han servido para alimentar un fenómeno, crear estrellas y rellenar con éxito el prime time de una cadena pública.

No cabe duda de que ha pasado tiempo más que suficiente para que el concurso eche raíces, pero también para que se solventen todos esos errores técnicos que le sacaron los colores a TVE en el gran regreso de Operación triunfo el pasado mes de octubre. Nada que ver.

Aunque el sonido y la iluminación han mejorado sustancialmente desde el estreno, las galas de OT siguen fallando estrepitosamente en la tan necesaria realización. Un problema que se ha enquistado, evitando que el show brille al 100%.

La razón de ser de Operación triunfo recae principalmente en las actuaciones que interpretan estas jóvenes promesas sobre el escenario. Sin embargo, todo el trabajo que preparan en la Academia durante la semana previa a la gala se va al traste en un sinfín de ocasiones por culpa de una realización que no es capaz de captar el momento cumbre de una coreografía, trasmitir la intensidad dramática de un número concreto o mostrar el clímax de una 'performance'.

Muchos no, muchísimos son los ejemplos que dejan en evidencia la nefasta realización de la que OT 2017 presume en cada gala y estos cinco casos son lo suficientemente esclarecedores:

  • Aitana iba a finiquitar uno de sus números con un paso final marcado por la responsable de la coreografía cuando la cámara decidió pasar de la intérprete y ofrecer un plano de la batería, que ya había terminado su labor. (A partir del 2:08)
  • La versión que Agoney interpretó de Without You se alargó más de la cuenta después de que el realizador viera conveniente que los espectadores también fueran testigos de cómo los bailarines bajaban a hombros al cantante de un cubo de la escenografía una vez finalizada su actuación, sin música y aplausos de sonido ambiente.
  • Durante la gala 10, Alfred se encontraba indispuesto y tuvo que salir varias veces del plató. Como en redes sociales ya se había corrido la voz, el realizador decidió mostrar una de las entradas del concursante en plena actuación de su compañera Amaia. (A partir del 1:25)
  • Muy indignante resultó ese momento en el que Nerea se disponía a lucirse con unos pasos de baile cuando la cámara se fue a las manos del tecladista. (A partir del 01:07)
  • Tampoco hay que obviar los 'quiero y no puedo' que tienen como resultado un chute de planos sin sentido.

Operación triunfo no se puede permitir estos errores de realización que deslucen  el trabajo de todo un equipo. Además de resultar poco atractivo para la audiencia, también daña la imagen que proyecta el concurso fuera de nuestras fronteras, sobre todo ahora que el espectador europeo se adentrará en el universo Operación triunfo durante la celebración de la gala de preselección de Eurovisión, prevista para el próximo 29 de enero.

Un programa especial del que saldrá el nuevo representante de España y, por tanto, atraerá a nuevos públicos que quieran evaluar el nivel de nuestros candidatos y el equipo de producción que les cubre las espaldas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?