¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Oxfam ha reportado cuatro casos de mala conducta sexual desde el año 2012

"Son cuatro casos en nuestro sistema en cinco ejercicios en una ONG en la que trabajamos 1.400 personas y 1.700 voluntarios"

La filial española de Oxfam reportó cuatro casos de mala conducta / EUROPA PRESS

"Sabemos que ahora hay gente que tiene dudas sobre lo sucedido y sobre nosotros, el reto es recuperar su confianza" ha afirmado el jefe de la ONG en España , José María Vera.La sección española de Oxfam, conocida en nuestro país como Oxfam Intermón,  ha reconocido hoy cuatro casos de abusos o conductas inadecuadas de trabajadores  de esta ONG en proyectos en África y América Latina desde el año 2012. Tras el escándalo mundial generado a raíz de la publicación en Reino Unido de las fiestas de contenido sexual que organizaron delegados de Oxfam del Reino Unido en Haití , solo Oxfam España ha perdido ya 1200 socios, pero a la vez aseguran que están registrando nuevas altas en apoyo al trabajo humanitario que llevan desarrollando desde hace 60 años.

 Oxfam Intermón ha asegurado que la pesta en marcha de un protocolo de detección y sanción de estas conductas desde 2012 ha permitido conocer estos cuatros casos de mala conducta sexual,  tres entre propios trabajadores de proyectos adscritos a la filial española, y de ellos todos de hombres hacia compañeras de trabajo, que recibieron sanciones  y un último vinculado al pago, por parte de otro trabajador, de  servicios sexuales a una mujer, por lo que fue despedido.

En concreto, dos de ellos fueron amonestados por comentarios de connotación sexual hacia sus compañeras y la ONG así lo hizo constar en sus expedientes laborales, según ha avanzado en rueda de prensa la directora adjunta de la filial española de Oxfam, Pilar Orenés.

Un tercero fue sancionado por acoso e intimidación a una empleada, y aunque ya no trabajaba en la organización cuando llegó la denuncia, la ONG también lo reflejó en su expediente laboral, mientras que el último fue despedido por el pago de servicios sexuales a una persona beneficiaria, pero que no fueron pagados por la organización.

"Son cuatro casos reportados en nuestro sistema en cinco ejercicios en una ONG en la que trabajamos 1.400 personas y 1.700 voluntarios", ha destacado Orenés, quien ha querido lanzar un mensaje de confianza porque desde 2012 la organización cuenta con un protocolo contra el acoso y el abuso sexual que hace más complicado que puedan repetirse escándalos como el de Haití y sea más fácil perseguirlos.

Pese a ese "fuerte y robusto" protocolo, la confederación, formada por 22 asociados, entre ellos Oxfam Intermón, pretende adoptar medidas que hará públicas en los próximos días, según ha dicho el presidente de la filial española, José María Vera.

De momento, en nuestro país se va a mostrar abierta a cambios regulatorios "tanto en el interior del propio sector como en las administraciones públicas", y también está dispuesta a contactar con otras organizaciones humanitarias para coordinar medidas sectoriales con el objetivo de prevenir que los delincuentes puedan seguir trabajando en ellas. Vera se ha comprometido además a que anualmente harán públicos los casos que puedan ser detectados en otra línea más de máxima transparencia.

Asimismo, quiere reforzar el sistema de selección y contratación de personal y publicar anualmente los casos de acoso y abuso que haya recibido y sancionado, siempre dentro de los límites que le permita la ley de protección de datos.

Todo ello en un momento "muy duro y triste" y de "indignación" para Oxfam, que cuenta con un equipo "íntegro" que pone su vida en peligro para atender a casi 20 millones de personas en 90 países, muchas de ellas mujeres, motivo por lo que estos sucesos "duelen aún más". "No representan a esta organización", ha zanjado.

Vera ha asegurado que los casos de algunos trabajadores de la filial británica que pagaron por mantener relaciones sexuales con prostitutas tras el seísmo en Haití de 2011 "no se dejaron pasar ni se ocultaron, se investigaron y se sancionaron". "Hubo errores que ahora toca mejorar, pero no inacción", ha añadido.

Tras reconocer el daño causado en todo el sector humanitario, ha mostrado su deseo de poder recuperar la confianza de sus casi 200.000 socios, tanto de los actuales como de los alrededor de 1.200 que han solicitado su baja estos días.

Preguntado por el arresto del presidente del patronato de Oxfam Internacional, Juan Alberto Fuentes Knight, por un supuesto caso de corrupción en Guatemala, Vera ha recordado que éste ha dimitido y que, en todo caso, el puesto que ocupaba era consultivo y voluntario, sin remuneración ni responsabilidad ejecutiva.

Cuando se le nombró "no había ningún tipo de indicios ni nada que se le pudiera parecer; Fuentes es una persona de larga trayectoria en la lucha por la justicia social y muy reconocido en el campo económico y eso es lo que valoramos en aquel momento".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?