Pasión por la Thermomix

Hablamos con Samantha Vallejo-Nágera tras su 'masterclass' en el congreso Mundo Thermomix

Samantha Vallejo-Nágera, tras su 'masterclass' en Mundo Thermomix. /

Thermomix es un robot de cocina, pero también es algo más. A pesar de lo que cuesta (casi 1.200 euros), en España ya se han vendido más de dos millones de unidades y hay provincias, como Cádiz o Pontevedra, en las que ya está en más del 20 % de los hogares. Pero el fenómeno no se explica solo con números. Lo más llamativo es que una máquina que sirve para triturar, freír o amasar —entre otras funciones— genere tanta fidelidad y tanto apego. Para comprobarlo no hay más que darse un paseo por el congreso Mundo Thermomix, que se celebra en Madrid hasta el domingo. Un evento en el que todo gira dentro o alrededor de un TM5.

Además de talleres gratuitos, como el de cocina con verduras o el de cómo preparar una cena para 10 en menos de una hora, Mundo Thermomix acoge también varias clases magistrales impartidas por algunos de los mejores cocineros españoles: Dani García, Óscar Velasco, Paco Roncero, María Marte... Pero la encargada de estrenar el escenario del auditorio ha sido Samantha Vallejo-Nágera, más conocida por ser jurado de MasterChef que por llevar 25 años al frente de una empresa de cátering.

¿Recuerdas tu primera Thermomix?

Bueno, no era mía, era de mi madre. En mi casa siempre ha habido Thermomix. ¡De toda la vida! La naranja y blanca llegó hace como 35 o 40 años y mi madre era muy cocinitas. Si te gusta cocinar y conoces la Thermomix, la tienes que tener porque es la máquina más potente que hay.

De aquella primera Thermomix al modelo TM5...

¡Años luz! El principio es el mismo, pero la innovación ha traído 20.000 funciones extras que, si las sabes utilizar, son fantásticas.

¿Te regalaron la Thermomix cuando te casaste?

No, creo que ya la tenía de soltera. Pero cuando la gente se casa, regalo muchas Thermomix. Me gusta hacer regalos prácticos porque yo, en mi boda, recibí muchas vajillas feas de esas que no sabes que hacer con ellas, así que decidí hacer regalos prácticos y, cuando hay una boda, junto a unos cuantos amigos y regalamos una.

¿Has tenido muchas?

¡Las he tenido todas! Las estreno en casa y luego me las llevo al cátering...

Dices que hay dos tipos de personas que tienen Thermomix...

¡Eso es! Las que saben cocinar y las que no. Los profesionales la usamos para muchas cosas, pero para la gente que no tiene ni idea, cocinar con Thermomix es como caminar con un bastón. ¡Lo que saben de cocina es esto!

Un elemento de superviviencia...

Sí, pero que es maravilloso. Hay mucha gente que cocina con Thermomix: 'Siguiente paso. Siguiente paso'... ¡Puedes engañar a cualquiera diciendo que cocinas bien!

¡Se la lleva hasta de vacaciones! / THERMOMIX

¿No crees que tantas facilidades nos idiotizan un poco?

Bueno, es como utilizar un GPS. ¿Nos idiotiza el GPS? Hay gente que, si no lo usa, se pierde. Pero es que hay mucha gente que no sabe orientarse y, gracias a Dios, también mucha gente que no vale para la cocina.

Cuando preparas cátering para un evento, ¿te llevas la Thermomix a cuestas?

¡No! La usamos en el local, pero en verano sí que me la llevo conmigo a Menorca. ¡Thermomix tiene bolsa de viaje! Es que los gazpachos, las 'vichyssoises'... ¡Todas las cremas salen mil veces mejor con Thermomix!

En tu 'masterclass' has preparado varias recetas...

Yo hago una cocina muy sencilla que le gusta a todo el mundo. Me gusta viajar y meter sabores diferentes, pero no soy ni Pepe ni Jordi. No hago alta cocina ni platos con estrella Michelin. Hagos cosas buenas, ricas, sencillas, caseras y bien presentadas.

La de los espaguetis de calabacín con mejillones ha gustado mucho...

¡Y es muy sencilla! Se hace un sofrito con chalota, apio y ajo, añadiendo un poco de vino blanco y fumet de pescado. Con el vapor que suelta se abren los mejillones... ¡y eso es la salsa! Por otro lado, cortas el calabacín en forma de espaguetis, los salteas y les echas la salsa y los mejillones por encima.

¿Alguna receta te queda especialmente bien solo si la haces con Thermomix?

El gazpacho, con y sin Thermomix, son recetas diferentes. ¡Y cualquier crema!

¿Alguno es imposible sin Thermomix?

No imposible, pero sí más complicado. Tardas más, manchas más y te sale peor...

¿Sigues usando ollas y sartenes?

¡Claro! Es que hay cosas que no se pueden con Thermomix. ¡Y menos mal! Por mucho que hagas la base de una tortilla de patatas, luego la tienes que acabar en la sartén.

¿Le ves algún defecto?

Pues no. ¡Esta es la pera! Le metes el chip con las recetas y te va guiando hasta que haces el plato... ¡La pera marinera! Yo no le cambiaría nada.

Dices que te gustaría ver a alguien con Thermomix en un casting de MasterChef...

¡Me encantaría! Que se traiga la Thermomix y que haga un plato ahí. ¡Sería divertidísimo!

Pero en Masterchef no se usa demasiado...

Solo para alguna elaboración en exteriores. Pero si les dejáramos, ¡la usarían corriendo! Les encantaría tener 10 Thermomixes para picarlo todo, pero no puede ser. Con Thermomix, las pruebas serían mucho más fáciles...

El modelo actual (TM5) cuesta casi 1.200 euros: más de lo que muchos españoles ganan cada mes... ¿Recomiendas la inversión?

¡Es que es muy socorrida y vale para muchas cosas! A mí no me parece algo elitista. Al revés, es muy popular. La gente ahorra y la compra a plazos. Desde mi punto de vista, por ejemplo, es mucho más interesante una Thermomix que una 'tablet'.

Has dado tu 'masterclass' en el mismo escenario en el que se celebra Madrid Fusión, pero el público era totalmente distinto. ¿Esperabas que fuese así?

Sí, totalmente. Las amas de casa cocinan mucho y muy bien.

Tienes hijos celíacos y para ellos también recurres a la Thermomix...

Sí porque los panes para celiacos son difíciles de encontrar y Thermomix tiene una cosa que se llama 'Espiga' que va muy bien para hacer panes sin gluten en casa. Las masas se fermentan y se hacen ahí dentro... Pero es que además hay un libro de recetas sin gluten para Thermomix que también está muy bien.

La gente te conoce por Masterchef, pero tú vives del cátering...

¡Ahora mismo me tengo que ir a un evento de Brooks Bothers en la calle Serrano! Tengo 40 empleados, tres naves industriales, dos fincas de bodas, 15 furgonetas... ¡Llevo 25 años haciendo cátering! Mi vida es apasionante: me paso el día montando fiestas y eventos. Cocinamos, decoramos y nos lo pasamos muy bien. Salimos, nos mojamos, nos helamos... Es duro, pero nada rutinario. Lo de Masterchef ha venido después.

¿Cuáles son tus platos estrella?

Los montaditos de solomillo Café de París, las pastelas marroquís, los cogollo de Tudela con [queso] 'tête de moine', miles de pinchitos... Y luego, en las bodas, solomillos con colmenillas a la crema. ¡Es un plato que todo el mundo quiere! Y claro, mi tarta de chocolate. La tarta de chocolate de Samantha...

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?