Últimas noticias Hemeroteca

Las sanciones de Estados Unidos a Irán entrarán en vigor a partir de agosto

Trump acusa a Irán de patrocinar el terrorismo y amenaza con fuertes sanciones a los países y empresas que apoyen a Teherán

El presidente de EEUU, Donald Trump, tras firmar la ruptura del acuerdo nuclear con Irán / ()

La Casa Blanca quiere articular la reimposición de sanciones a Irán cuanto antes. El departamento del Tesoro va a empezar a contactar con empresas que tienen contratos con el país asiático para que “los rescinda de manera ordenada”. Para eso, según han informado fuentes del gobierno, tendrán un plazo de entre 90 y 180 días, que será el plazo en el que empiecen a entrar en vigor las sanciones.

El objetivo es volver a asfixiar la economía del Estado iraní, “patrocinador del terrorismo mundial y actor maligno en la región”, como lo ha descrito Donald Trump. Y para eso Washington va imponer sanciones a su Banco Central, al sector de la energía y los petroquímicos y al transporte aéreo y naval. “Estados Unidos ya no hace amenazas vacías. Cuando hago promesas, las cumplo”, ha dicho, retador, el presidente estadounidense.

Trump ha dejado claro además que sancionará fuertemente a “cualquier país que apoye a Irán en su búsqueda de armas nucleares” porque, según él, sigue siendo el objetivo de Teherán. Trump, citando documentos de la inteligencia israelí, asegura que Irán ha seguido enriqueciendo uranio a pesar de que los observadores internacionales lo niegan.

Siguiendo su rol de comandante en jefe, el presidente ha dicho que el acuerdo nuclear firmado en 2015 “es defectuoso desde la raíz” y que “si Estados Unidos no hace nada, en muy poco tiempo Irán puede hacerse con armas nucleares” y empezar una carrera devastadora para Oriente Próximo. Para Trump, el aislacionismo y el enfrentamiento con Irán traerán mayores garantías de seguridad que la diplomacia y las inspecciones internacionales a las instalaciones de enriquecimiento iraníes.

La reimposición de sanciones y, con ellas, el incumplimiento del pacto nuclear, es la decisión más trascendente que ha tomado esta administración en política exterior y en materia de seguridad. Una medida polémica, que aleja a Estados Unidos del multilateralismo y con la que da la espalda a sus aliados europeos, en línea con otras tomadas anteriormente como la retirada del Acuerdo del Clima, el Acuerdo Transpacífico o el veto a los inmigrantes de países de mayoría musulmana.

Es un espaldarazo, eso sí, a sus aliados en la región, Israel y Arabia Saudí, que son los principales interesados en perjudicar a Irán, con quien se disputan la hegemonía en Oriente Próximo.

Para el expresidente Barack Obama, uno de los mayores defensores del acuerdo nuclear, la decisión de la Casa Blanca “es un grave error que socaba la credibilidad mundial de Estados Unidos”.

Para los halcones del presidente, Washington está ahora en una posición de fuerza que no solo tendrá implicaciones para Irán sino para las negociaciones con Corea del Norte. John Bolton, el nuevo asesor de seguridad nacional, asegura que Trump manda “una señal muy clara de que Estados Unidos no aceptará acuerdos inadecuados”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?