La Audiencia Nacional obliga a rectificar datos médicos de una mujer transexual

Una sentencia reconoce el derecho de una mujer a que varios informes médicos reflejen su verdadero género pero rechaza que la Junta de Andalucía tenga que hacerlo si no han transcurrido cinco años desde el final del tratamiento

Una sentencia de la Audiencia Nacional obliga a la Junta de Andalucía a rectificar las referencias al género de una mujer transexual en varios informes médicos del Hospital Regional de Málaga al referirse a ella todavía como un "varón" incluso después de que el Registro Civil hiciese oficial el cambio. La sentencia, eso sí, rechaza eliminar todos los datos solicitados por la mujer al no haber transcurrido el plazo mínimo de cinco años que marca la Ley.

Según la sentencia de la sección primera de lo contencioso de la Audiencia Nacional, la mujer acudió en 2007 al Hospital de Málaga para someterse a distintos tratamientos psicológicos, hormonales y quirúrgicos - reconstrucción genital y mamoplastia - que concluyeron en 2015 para concluir el cambio de sexo. Según esta misma sentencia, el Registro Civil de Cádiz rectificó en mayo de 2010 su mención registral, cambiando el género masculino por el femenino.

Primero fue la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta la que se negó a eliminar las referencias masculinas de todos los tratamientos a los que se había sometido en el Hospital de Málaga, decisión confirmada a mediados de 2016 por la Agencia Española de Protección de Datos: no había pasado el mínimo de cinco años que marcan tanto la Ley de Protección de Datos (LOPD) como la 41/2002 que regula los derechos y obligaciones de pacientes en materia de información y documentación clínica.

Manifestantes durante el Orgullo LGTBI / Manuel Bruque (EFE)

La mujer, según su reclamación, solicitaba esta rectificación entendiendo que son datos "inexactos" y que figurar como un hombre en esos informes "es contrario a su derecho al honor, intimidad y propia imagen, generándola un estado mental ansioso depresivo", relata la sentencia.

Legalidad e igualdad

Las tres magistradas y los dos magistrados que firman la sentencia mantienen que la Junta - con una Ley de Transexualidad pionera - no tiene obligación de cambiar todos los datos al no haber transcurrido ese plazo de cinco años, citan una sentencia del Tribunal Supremo para razonar que "la igualdad ha de predicarse dentro de la legalidad" y otra más reciente para exponer que "la legalidad prevalece sobre una posible lesión del principio de igualdad". 

"NO TE RESPETAN COMO PERSONA"

En conversación con la Cadena SER, la presidenta de la asociación Chrysallis Natalia Aventín explica lo que supone para una persona transexual que los datos oficiales no reflejen su verdadero sexo: "Lo que hace es que no te respeten como persona, tu derecho a la dignidad, al libre desarrollo de la personaldad y tu intimidad. Están dando una pista: cuál fue tu genitalidad al nacer".

Para Aventín, en España "falta todavía mucho" para erradicar la discriminación de las personas trans: "Que la diversidad tanto en identidades como en orientaciones sexuales aparezca no sólo de forma puntual sino que sea algo transversal en la educación, como una realidad más que está allí". Apunta también a que "se sensibilice sobre todo a la administración" y a una falta de "regulación a nivel estatal que aúnen lo que se está haciendo en las Comunidades Autónomas".

La sentencia, que según fuentes de la defensa de la mujer no va a ser recurrida por ellos ante el Tribunal Supremo, sí reconoce su derecho a que el Hospital rectifique varios informes médicos posteriores al auto del Registro Civil que se refieren a ella como un hombre y que "constituye a la fecha del citado informe, un dato inexacto, que procede cancelar".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?