Faraldos hace balance de un año de alcaldía en Valdemoro con luces y sombras

Entre lo pendiente un plan de asfaltado que no se hace desde 2007

El alcalde ha repasado su primer año de gobierno en Valdemoro /

El 14 de julio de 2017, el socialista Serafín Faraldos asumía la alcaldía de Valdemoro tras prosperar la moción de censura contra el entonces alcalde Guillermo Gross, de Ciudadanos. Un año después, asegura que este tiempo ha sido “gratificante, intenso y agotador”, aunque afirma que no lo cambiaría por nada, porque Valdemoro sigue siendo “mi ciudad, la ciudad de mis sueños y mis desvelos”.

En el balance de este año destaca la estabilidad política conseguida, entre lo más positivo. “Se ha conseguido normalizar las relaciones políticas y se ha podido aprobar un plan de ajuste, tan necesario”, indica. Pero detrás de todo el trabajo del año, hay cosas pendientes como “mejorar el medio urbano porque desde 2007 no se hace una operación asfalto en la ciudad”, todo ello fruto “de la mala gestión y de lo que han robado”, afirma Faraldos.

También está el reto de mejorar la limpieza, porque aunque la empresa adjudicataria sigue con el servicio, “hay mucho que cambiar”. Aunque sí destacaba un logro y es que “la empresa nos ha dicho que es la primera vez en diez años que cobra lo acordado por el servicio cada mes”.

El alcalde tiene en el horizonte más próximo la aprobación de los presupuestos municipales de 2018, en la última semana de este mes y mejorar una situación interna, respecto a los trabajadores municipales que “debería ser más óptima”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?