¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Lourdes Lancho y Ángela Quintas sábados, de 12:00 a 12:30h

"Mi dieta es la mejor"

Cuántas veces habremos escuchado eso de "mi dieta es la mejor"... Cuando decidimos adoptar nuevos hábitos, en este caso alimenticios, siempre creemos que es lo más adecuado, que hemos escogido la mejor forma de alimentarnos. Esta semana queremos conocer los puntos fuertes y débiles de varias dietas distintas: la paleo, la vegana, y la tradicional "de toda la vida". Y para hacerlo de primera mano, nos acompañan Néstor, Jenny y Silvia, tres expertos en difundir las bondades de sus dietas en las redes sociales. ¿A cuál os apuntáis vosotros?

LA PALEO DIETA

Si hay una dieta que está revolucionando el mundo de la alimentación, esa es la paleo dieta. Aunque algunos puedan pensar que se trata de una nueva moda, la realidad es que esta forma de alimentarse se hizo popular en los años 70 gracias al gastroenterólogo Walter L. Vocgtlin. Como él, apoyan la paleo dieta aquellos que consideran que el ser humano debe ingerir los alimentos para los que está naturalmente preparado, es decir, los que tomaban nuestros antepasados del paleolítico antes de la aparición de la agricultura y la revolución industrial:

VERDURAS TUBÉRCULOS
FRUTAS PESCADO
CARNES MARISCO
HUEVOS FRUTOS SECOS

Por el contrario, de la paleo dieta están excluidos todos los alimentos procesados (también los de origen cárnico), así como los cereales, los lácteos y las legumbres. Están prohibidos, por tanto, los hidratos de carbono y aceites refinados, los azúcares, la sal, etc. Quienes defienden que estos alimentos no formen parte de la dieta, indican que sólo hace 10.000 años que acostumbramos a tomarlos y, por tanto, nuestro organismo no ha evolucionado lo suficiente para poder ingerirlos bien. Las consecuencias las sufriréis, seguro, muchos de vosotros: intolerancias, alergias y enfermedades autoinmunes.

Aunque no existen datos claros de la influencia que esta alimentación tenía en la salud de los cazadores del paleolítico, sí sabemos que el cuerpo humano no está adaptado en la actualidad a la dieta y el estilo de vida occidentales. La alta incidencia en la sociedad de enfermedades como la diabetes es una clara prueba de ello.

Néstor Sánchez, cofundador de la app para móviles Mammoth Hunters ha estado con nosotros y nos ha contado todo lo que rodea a la “vida paleo” o, como ellos dicen, “estilo de vida mamut”. Con esta app, el equipo de hay detrás de ‘Mammoth Hunters’ pretende enseñarnos que la salud no sólo se encuentra en la buena alimentación sino también en el ejercicio variado, la ausencia de estrés, el disfrute del tiempo libre y la naturaleza, el descanso y el contacto diario con otras personas.

LA DIETA VEGANA

El veganismo es una rama del vegetarianismo, por lo que tiene como principio más importante el de no consumir ningún tipo de carne. Pero, además, los veganos tampoco consumen otros alimentos de origen animal como el pescado, los huevos, los lácteos o la miel, ni usan productos testados en animales. Esto convierte el veganismo no sólo en una dieta sino en un estilo de vida respetuosa con el mundo animal.

Los veganos consumen, fundamentalmente:

FRUTAS HORTALIZAS
VERDURAS ARROZ

Pero ser vegetariano y estar sano es son necesariamente sinónimos. Existen alimentos altamente nocivos para la salud que sí están permitidos en la dieta vegana por no ser de origen animal, como los fritos o la bollería industrial.

Los mayores beneficios de la dieta vegana son el bajo aporte de grasas saturadas y colesterol, y la abundancia de fibra. Sin embargo, las grasas vegetales no son tan completas como las animales, y también es común tener deficiencia de vitamina B12, hierro o calcio. Para estar sanos y fuertes, en ocasiones es necesario tomar suplementos. Si se quiere ser vegano y gozar de buena salud, es esencial además aprender a combinar bien los alimentos para suplir posibles deficiencias:

· Frutos secos, lentejas y soja (aporte de proteínas)

· Aguacate y aceites vegetales (aporte de calorías y grasas)

De esta dieta sabe mucho Jenny Rodríguez, una diseñadora gráfica que en 2012 abrió el blog recetasveganas.net para mostrar la gran variedad de recetas que comprende el veganismo. “Me di cuenta de que la gente no conocía la dieta vegana, no sabían todo lo que pueden dar de sí unas algas u otros vegetales, por ejemplo”.

LA DIETA MEDITERRÁNEA

Frente a las dietas basadas en los productos de origen vegetal, está la dieta “de toda vida”, la que se aprende en casa y se traspasa de generación en generación. En el caso de España, hablamos de la dieta Mediterránea: una dieta basada en los ingredientes propios de la agricultura local. La carne sí está presente pero su consumo debe ser moderado, y fundamentalmente debemos tomar carne blanca. Además, abundan las verduras y legumbres, la fruta, el pescado, el arroz, la pasta y los frutos secos. Y si hay un alimento estrella en las casas mediterráneas, ese es el aceite de oliva, muy rico en carotenos y vitamina E.

En la dieta mediterránea no sólo es importante lo que se come sino cómo se come. Es importante consumir productos de proximidad y de temporada, de manera que se fomente el comercio y la agricultura local y se aprovechen todos los beneficios de los alimentos en cada estación del año. De esta manera lo hace Silvia Tarragona, autora del blog Chup Chup Chup, que procura evitar los alimentos procesados y dedicar tiempo en casa a cocinar a fuego lento y siempre con productos frescos.

 

ESCUCHA EL PROGRAMA COMPLETO:

Cargando