¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA COLUMNA DE ALMUDENA GRANDES

Épico

Las mujeres somos la mayoría de la sociedad, y no podemos seguir aceptando que nos traten como a una minoría

Es normal que no haya acaparado titulares, porque los directores de los medios nunca han ido a esa manifestación. Yo sí, y hace diez años era siempre la más joven. En 2015 cayó en domingo y fue matinal. Quedé en la cabecera, llegué tarde y la alcancé en quince minutos. Antesdeayer, tardé tres horas y media en llegar desde Cibeles hasta esquina de Gran Vía y San Bernardo. Jamás he celebrado tanto ser de las viejas. Tampoco oír a tantos hombres coreando consignas feministas, algunas extremadamente ingeniosas aunque no me atrevo a repetirlas aquí, no vayan a procesarme por ofender los sentimientos de aquellos que acostumbran a ofender los míos impunemente.

Digan lo que digan, lo más épico e histórico que ocurrió el 8 de marzo de 2017 no fue la remontada del Barça, sino unas manifestaciones que pusieron de manifiesto un capital político de un potencial extraordinario. No lo desaprovechemos. Sería muy fácil consensuar un programa de mínimos, crear una plataforma, reunirse con los partidos. Y si no incluyeran en sus programas reivindicaciones tan básicas como planes de choque contra el terrorismo machista y la brecha salarial, si no aceptaran un permiso de paternidad obligatorio e intransferible y el desarrollo de políticas de igualdad real, no eso a lo que ahora llaman igualdad, merecería la pena, incluso, crear un partido nuevo. Porque las mujeres somos la mayoría de la sociedad, y no podemos seguir aceptando que nos traten como a una minoría. Después de tantos siglos de explotación, ya va siendo hora de que explotemos nuestra propia fuerza.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?