¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA OPINIÓN DE PEPA BUENO

Nuestro calor, su ignorancia

De esta insoportable sensación de bochorno hablamos de las medidas imprescindibles para frenar el deterioro medioambiental. Y lo que hoy nos parece tan importante, algún día se verá pequeño porque en el cambio climático nos va la vida

Hace calor. Mucho calor. En toda España. ¿Es un fenómeno meteorológico sin más, una circunstancia natural a la que hay que hacer frente como se pueda? Que hay que hacerle frente como se pueda parece claro, que en las aulas de los colegios empieza a hace falta algo más que abanicos de papel también. Yo no sé si el planeta puede aguantar el gasto energético de meter aire acondicionado en todos los espacios cerrados. Pero desde luego, algo hay que hacer si un instituto de Madrid hay que evacuarlo porque cerca de cincuenta alumnos precisan atención por las altas temperaturas. Y ha ocurrido en un instituto de Valdemoro. De momento en la comunidad madrileña se han modificado horarios lectivos para evitar las horas centrales del día.

Pero volvamos a la pregunta del principio. ¿Este calor es un fenómeno natural como los temporales en invierno? Pues parece que no. Los expertos con los que hemos hablado lo relacionan inequívocamente con el cambio climático. Ricardo García Herrera, Catedrático de Física de la Atmósfera de la Universidad Complutense de Madrid, nos ha contado cómo el verano se alarga, cómo desde el 1980 el verano se alarga aproximadamente un día cada año y así hoy, tenemos en junio, temperaturas propias de mediados de julio. Se acorta la primavera por el calentamiento global.

Algún día, levantaremos la mirada de los asuntos que hoy nos parecen tan importantes y se verán pequeños porque sencillamente en el cambio climático nos va la vida.

De esto que nos pasa hoy a todos, esta insoportable sensación de bochorno, sin dormir, sin respirar…de esto hablamos cuando hablamos de las medidas imprescindibles para frenar el deterioro medioambiental, muchas de esas medidas de gran política, casi todas relacionadas con la urgencia de la economía verde y muchas otras que afectan a los hábitos más elementales de la vida cotidiana.

Medidas decididas muchas de ellas en el Acuerdo de Clima de París, del que Donald Trump acaba de sacar a Estados Unidos, el segundo país más contaminante del planeta. Nuestro calor y su ignorancia.

Cargando

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?