¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ACUERDO SANIDAD - INDUSTRIA ALIMENTARIA

3.500 alimentos con menos azúcar, menos grasas y menos sal

El plan, firmado ayer por la ministra de Sanidad con el sector alimentario y la distribución, se desarrollará en 3 años y participan más de 500 empresas

Este mediodía se ha escenificado un acuerdo entre el ministerio de Sanidad y la industria alimentaria y de la distribución para reducir los niveles de azúcar, grasas y sal de más de 3.500 productos habituales en la alimentación de los españoles que representa el 44,5% de la energía diaria de los consumidores. Afectará a lácteos, derivados cárnicos, bebidas refrescantes, platos preparados, pan, bollería, aperitivos, salsas… y se llevará a cabo desde este año hasta 2020. En el compromiso van a colaborar más de 500 empresas de alimentación.

Cadena SER

El plan “por una alimentación más equilibrada y saludable” se ha gestado en el último año por los técnicos de AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición) del Ministerio de Sanidad, y han participado la industria alimentaria, la distribución, las empresas que dan comida a diario en colegios, guarderías o comedores de empresas, sin olvidar el sector máquinas de vending.

Después de un año de negociaciones, los colectivos se han comprometido a “reformular” la composición de más de 3.500 productos para reducir los niveles de azúcar, grasas saturadas y trans y sal que, en palabras de la ministra de Sanidad, Dolors Monserrat, será muy útil en la lucha contra “las 3 enfermedades crónicas que más nos afectan: la diabetes, enfermedades cardiovasculares, y el cáncer, y también la obesidad. Representa un gran beneficio para las futuras generaciones”.

Por ejemplo, el acuerdo contempla reducir el 10% de las grasas saturadas y la sal en los platos preparados; el 10% de azúcares añadidos en los lácteos, lo mismo que en bebidas refrescantes, derivados cárnicos, cereales de desayuno, o néctares de frutas. Se reducirá también hasta el 18% del azúcar en las salsas, un 16% de la sal en los derivados cárnicos o un 13,8% en los aperitivos.

Además de los cambios en los alimentos, el sector de la restauración se ha comprometido a potenciar los primeros platos de sus catering a base de verduras y hortalizas, poner más oferta de segundos con carnes magras y guarniciones de verduras, así como evitar los sofritos y salsas, disminuir la oferta de platos preconizados, potenciar el uso de aceite de oliva, evitar los saleros “o incluso que tengan menos agujeros”, como apuntó una de las técnicos de AECOSAN. También reducirán el 50% el contenido de azúcar en sobres monodosis, y el 33% de la sal en sobres monodosis.

La distribución de máquinas de vending también ha firmado en el acuerdo reducir ciertos productos, poner en sus máquinas aquellos más saludables, aumentar las bebidas sin azúcares añadidos…. Y se comprometen a adquirir sólo productos reformulados, aumentarán del 30 al 50% la oferta de alimentos equilibrados y reducirán el 15% la dosis máxima de azúcar añadido en máquinas calientes.

Esto supondrá que algunos alimentos a los que estamos acostumbrados “cambiarán su sabor, quizá puedan ser algo distintos”, como dijo uno de los participantes, por lo que se pidió comprensión y colaboración a los consumidores. Ignacio Garcia Magarzo, director general de ASEDAS, la asociación que agrupa a los supermercados, dijo que “el papel de los consumidores es vital y deben saber elegir bien para que el plan sea un éxito”.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?