Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

Obama: "Aún no hay acuerdo para evitar el abismo el fiscal pero está cerca"

La estrategia de los demócratas es ejercer presión para que los republicanos acepten recortar los impuestos a la clase media y aumentarlos a los más ricos

El presidente norteamericano, Barack Obama, también ha participado en las negociaciones para evitar el temido 'abismo fiscal' / EFE

Los principales líderes del Senado estadounidense avanzan hacia un acuerdo que evite la subida de los impuestos este martes. Los republicanos han aceptado retirar su petición de realizar recortes del sistema de Seguro Social. Por su parte, los demócratas esperan poder presionar para que los republicanos acepten disminuir los impuestos para la clase media y aumentarlos a los más ricos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha asegurado este lunes que "un acuerdo está al alcance" en las negociaciones entre republicanos y demócratas, para evitar el llamado "abismo fiscal". "Un acuerdo está al alcance, pero aún no está hecho", ha dicho el presidente en una comparecencia ante los medios, en la que ha pedido a los legisladores un último esfuerzo para cerrar el compromiso antes de que acabe el año.

El acuerdo potencial sobre el que se está hablando no solo asegurara que los impuestos no suban sino que aumentarían los créditos fiscales para las familas con hijos, y las exenciones para las familias que mandarán a sus hijos a las universidades. Además asegurara el trabajo a los 2 millones de americanos que todavía lo buscan, según ha dicho el presidente Obama que ha confiado en que, aunque a él le hubiese gustado que hubiese un acuerdo más amplio, pueda que se pueda hacer por fases: "Hubiera preferido un gran acuerdo de máximos, pero eso era demasiado para pedirle a este Congreso", ha ironizado.

Siguen las negociaciones

Los principales líderes del Senado de Estados Unidos avanzan a trompicones hacia un acuerdo que evite una subida de impuestos este martes, en una jornada marcada por concesiones y la intervención directa de la Casa Blanca.

Al acercarse la 'hora cero' para una subida de impuestos y masivos recortes del gasto público, escenario conocido como 'abismo fiscal', ambos partidos expresan optimismo sobre un pacto bipartidista, si bien las negociaciones a puerta cerrada sufren altibajos y corren peligro de descarrilar. El Congreso no prevé realizar voto alguno sobre los recortes tributarios, que vencen este lunes a medianoche.

La meta es impedir un alza en los impuestos que afectará a los bolsillos de todos los estadounidenses y recortes fiscales que golpearán a todos los programas federales, incluyendo el Pentágono. Según los expertos, eso sumiría al país en una nueva recesión en 2013.

Reducción de impuestos para la clase media

La estrategia de los demócratas es presionar para que los republicanos acepten recortar los impuestos para la clase media y aumentarlos para los más ricos. Los republicanos, por su parte, sostienen que los demócratas sólo buscan incrementar los impuestos "para financiar más gastos" y no para reducir el abultado déficit público.

Pero también hay disputas en torno al futuro de los impuestos sobre el patrimonio y la extensión de los subsidios extraordinarios por desempleo. Los recortes de impuestos al patrimonio, incluidos en el paquete de recortes impositivos instituidos durante la presidencia de George W. Bush y que vencen este lunes, tiene una alta carga política en Washington.

Esos impuestos al patrimonio han bajado de una tasa del 55 % en 2001 a la tasa actual del 35 % para inmuebles, acciones y otros bienes obtenidos en herencia, con exenciones tributarias que han subido de un millón a 5,2 millones de dólares. Los demócratas quieren regresar a los niveles del 45 % de 2009, con exenciones de 3,5 millones, mientras que los republicanos quieren que se mantengan en la tasa actual.

Si no se logra un acuerdo antes de este martes, Reid prevé someter a votación una propuesta demócrata que prorroga los recortes tributarios para quienes ganan hasta 250.000 dólares y los subsidios de desempleo para dos millones de personas, y establece las bases para futuras negociaciones para la reducción del déficit.