Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

España

Rajoy se entrevista con Merkel en pleno apogeo del caso Bárcenas

La de este lunes será la primera vez que los periodistas le podrán preguntar directamente a Rajoy sobre el 'caso Bárcenas'

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy junto con la canciller alemana, Angela Merkel, en la cumbre de Chile. / REUTERS

MARIA PRIETO (CORRESPONSAL EN BERLÍN) 04/02/2013 - 07:47 CET

La presunta financiación del Partido Popular amenaza con colarse en la XXIV Cumbre Hispano-Alemana. Será la primera vez que los periodistas podrán preguntarle directamente a Rajoy sobre la información publicada por el diario 'El País'. El movimiento 15-M de Berlín ha convocado una protesta frente a la Cancillería.

Tras un fin de semana intenso en el seno del Partido Popular, el presidente del Gobierno viaja este lunes a Berlín para entrevistarse con la canciller Angela Merkel. El encuentro se enmarca dentro de la XXIV Cumbre Hispano Alemana, una cita pensada en un principio para que ambos mandatarios abordaran las negociaciones del presupuesto de la Unión Europea y en cuestiones de carácter bilateral, tales como empleo o educación. Seguramente estos serán los temas que los ocupen de puertas para adentro, pero fuera la atención estará puesta en el 'caso Bárcenas'.

La de este lunes será la primera vez que los periodistas le podrán preguntar directamente a Rajoy sobre su presunta implicación en un caso de corrupción que pone entre las cuerdas a buena parte de la cúpula del Partido Popular. Las explicaciones ofrecidas por el presidente del Gobierno este sábado en el seno del Comité Ejecutivo Nacional del PP han sido a todas luces insuficientes por lo que se espera que el denominado 'caso Bárcenas' se cuele en la rueda de prensa que Rajoy ofrecerá en la Cancillería junto a Angela Merkel pasadas las tres y media de la tarde.

De esta forma, podrían pasar a un segundo plano tanto las asperezas que se pusieron de manifiesto en Chile, con un cruce de declaraciones de ambos mandatarios, como las explicaciones sobre las "medidas-puente" a las que la canciller Merkel se refirió en Davos y cuya aplicación calificó de necesaria en países como España, donde las reformas estructurales iniciadas no han logrado por el momento los efectos deseados.

El presidente del Gobierno viaja a Berlín acompañado de cuatro ministros de su Ejecutivo (Exteriores, Empleo, Industria y Economía) y de dos secretarios de Estado (Educación y Comercio), quienes mantendrán reuniones con sus homólogos alemanes.

Además, el movimiento 15-M de Berlín ha convocado a través de las redes sociales una protesta a las puertas de la Cancillería, donde Merkel recibirá a las 13:00 horas con honores militares al presidente español. Por el momento, más de 200 españoles residentes en Alemania han confirmado su asistencia. " Es importante que muchos de los gritos y pancartas sean en alemán, para que Merkel y la prensa alemana entienda qué es lo que pedimos. Toca aprender palabras como Rücktritt (dimisión), korrupt (corrupto)", reza la convocatoria que ha sido lanzada a través de Facebook.

El 'caso Bárcenas' en Alemania

La prensa alemana también se ha hecho eco del 'caso Bárcenas'. Periódicos como el Frankfurter Allgemeine o el Süddeutsche Zeitung y semanarios como Der Spiegel se han referido en los últimos días a los documentos publicados por el diario 'El País', que apuntaban a un presunto cobro de dinero negro por parte del presidente del Gobierno español.

El gobierno Federal, sin embargo, se ha mantenido muy cauto al respecto. El portavoz de Merkel, preguntado por la Cadena SER, evitó referirse a un asunto que calificó de "política interna de España" y se limitó a decir que Alemania está comprometida con la lucha contra la corrupción tanto a nivel nacional como internacional.

Merkel, por el momento, no se ha manifestado al respecto. Sin embargo, cabe recordar que un caso de financiación ilegal de partidos no le es del todo ajeno. En 1999, en el partido que ella preside, la CDU, se vivió un capítulo similar: un escándalo de financiación irregular que salpicó también el actual ministro de Finanzas germano, Wolfgang Schäuble, cercenando todas sus posibilidades de convertirse en sucesor de Helmut Kohl. Este episodio le sirvió a Merkel para hacerse con el mando de la formación política conservadora.