¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Gobierno margina a lesbianas y mujeres solas de los tratamientos de fertilidad públicos

Nuevos recortes para las mujeres en la revisión de la cartera común de servicios

Una bióloga de la Unidad de Reproducción Asistida de la Clínica Vistahermosa de Alicante trabaja con probetas /

Ni lesbianas ni mujeres solas tendrán derecho a los tratamientos gratuitos de reproducción asistida, según figura en la propuesta a la que ha tenido acceso la Cadena SER y que Sanidad aprobará el martes con las Comunidades Autónomas en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. El documento establece como requisitos ser pareja integrada por mujer menor de 40 años y hombre menor de 50 y tener un problema de infertilidad. Ante la polémica, Sanidad matiza que la propuesta se "está acabando de elaborar" y que el único criterio será médico: la esterilidad.

Más información

Parejas formadas por una mujer menor de 40 años y hombre de menos de 55, sin ningún hijo común previo y sano y que cuenten con un diagnóstico de esterilidad tras haber realizado el correspondiente estudio. Estos son los criterios de inclusión para poder acceder a un tratamiento público de fertilidad. Con esta claridad se recogen en el documento elaborado por Sanidad que se aprobará el próximo martes en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

El ministerio que dirige Ana Mato ha decidido excluir a las mujeres solas y a las lesbianas del acceso gratuito a las técnicas de reproducción asistida. También quedan excluidas las parejas que se hayan sometido a la esterilización voluntaria, ligadura de trompas o vasectomía. Finalmente el ministerio de Sanidad suprimió del documento un punto muy polémico y que sí se recogía inicialmente en el texto: se pretendía tener en cuenta la situación sicosocial o problemas de conducta de la pareja como otro de los criterios de exclusión de los tratamientos.

La noticia de la exclusión ha causado profunda indignación entre los colectivos de homosexuales. "Si no hay un hombre no podemos las mujeres acceder al derecho y menos las mujeres lesbianas, es una restricción ideológica y una discriminación clara" protesta la presidenta de la FELGT Boti García Rodrigo. La directora de la Fundación Masola, Madres Solas por Elección, Rosa Maestro señala que nunca se hubiera podido imaginar que una mujer ministra de Igualdad ana Mato pudiese tomar una decisión de este tipo "máxime cuando tenemos mujeres en el poder que han sido madres solteras por elección pero que se habrán podido pagar el tratamiento porque tienen sobresueldos y cobran varios sueldos" en velada referencia a María Dolores de Cospedal. Rosa Maestro añade "¿por qué tenemos que hacer recortes de forma discriminatoria teniendo en cuenta la condición sexual o el estado civil de las personas? Si hay que hacer recortes, hagámoslos en función de la renta y el que menos tenga pueda acceder gratis al tratamiento y el que más tenga que vaya a la privada".

El secretario general del PSOE Alfredo Perez Rubalcaba ha denunciado que esta decisión "es pura ideología del Gobierno de Rajoy". Mientras la consejera de Salud de la Junta de Andalucía María Jesus Montero ha coincidido con Rubalcaba y ha aclarado que en Andalucía se seguirá atendiendo a las lesbianas y a las mujeres solas. Por su parte, el portavoz de Sanidad del grupo parlamentario socialista José Martínez Olmos ha calificado de "sectarios" los criterios que propone el ministerio que dirige Ana Mato.

Ante las protestas y la gran poémica generada, un portavoz del ministerio de Sanidad ha aclarado que la propuesta es todavía un borrador que se está "acabando de elaborar". Afirma que el único criterio para acceder a los tratamientos públicos de fertilidad será médico, es decir, tener un diagnóstico de esterilidad y ser mujer menor de 40 años. Insiste en que no se trata de discriminar a nadie sino de priorizar la aplicación de unas técnicas que tienen carácter terapéutico o preventivo.

En el mes de octubre del año pasado cuando la Cadena SER adelantó lo que entonces era una propuesta de los expertos que ahora se oficializa, un portavoz del miniserio de Sanidad había negado que se fuera a revisar la cartera en reproducción asistida con criterios ideológicos. Aseguraba que respondería a criterios médicos y al éxito de los tratamientos. Nueve meses después sobre el papel quedan excluidas de la financiación pública estas mujeres y en práctica los nuevos modelos de familia.

En la reunión del martes de la ministra Mato con las Comunidades Autónomas, además de revisar la cartera común de servicios básicos en materia de reproducción asistida también se aprobarán los cribados del cáncer. Los expertos proponen Sanidad incluir en la cartera tres cribados: las pruebas de detección para prevenir el cáncer de mama, el de cuello de útero y el de colon.

Para el programa de cribado del cáncer de mama proponen la realización de la mamografía cada dos años a mujeres de entre 50 y 69 años de edad. Hay cinco comunidades que adelantan el programa a los 45 años. En el caso del cáncer colorrectal, los expertos proponen una prueba de sangre en las heces cada dos años para la población de 50 a los 69 años. Ocho comunidades ya tienen programa de cribado de cáncer de clon, cuatro han iniciado el programa piloto y las otras cinco no lo han comenzado. Los especialistas sugieren que en el plazo de cinco años se extienda a todas las autonomías y que en una década la cobertura sea total. En cuanto al cáncer de cervix, citología cada tres o cinco años para mujeres con edades comprendidas entre los 25 y los 65 años. Dicen los expertos que este es u tumor con bajá incidencia y mortalidad porque desde hace décadas un alto porcentaje de mujeres se hace la exploración.

El grupo de expertos no cree conveniente incluir cribados para el resto de tumores malignos porque no ven suficiente evidencia de que las pruebas produzcan un beneficio que compense los efectos adversos que podrían suponer, por lo que consideran que no está justificada su realización ni desde el punto de vista individual ni poblacional.

Boti García Rodrigo: "Es una restricción absolutamente ideológica"

José Martínez Olmos: "Lo que hace Ana Mato es poner unos criterios sectarios"

María Jesús Montero: "En este caso si pesan los motivos ideológicos"

Rubalcaba: "No es caro, se aprovecha la crisis pero es pura ideología"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?