¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

Cómo matar dos 'birds' de un 'tret' (o aprender idiomas mientras se cocina)

La Universitat Autònoma de Barcelona participa en el proyecto europeo LanCook, que estudia las ventajas de aprender una lengua extranjera mientras se cocina

Dos estudiantes que participan en el proyecto LanCook. /

¿Se puede aprender un idioma cocinando? En la Universidad de Newcastle (Reino unido) pensaron que sí y, después de experimentar durante varios meses con el francés, han visto como varios colegas de universidades de Italia, Alemania, Finalandia y España se han sumado al proyecto LanCook. Dolors Masats, del Departamento de Didáctica de la Lengua de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), explica vía WhatsApp que no se trata de una "idea loca" porque la lengua tiene mucho que ver con la cultura y, por extensión, con la gastronomía. "Los alumnos hablan y escuchan con un propósito, que es el de conseguir elaborar una receta muy sabrosa", dice. Es así como matan dos birds de un tiro.

"LanCook es un proyecto de innovación docente, pero también de investigación, por lo que son experimentos que no llevamos a cabo en ninguna clase regular. Más bien son experimentos que hacemos en contexto de laboratorio", señala Masats. "Se lo proponemos a los alumnos extranjeros que están matriculados en los cursos de lengua española o catalana, y como forma parte de la recogida de datos de nuestro proyecto, todo es gratuito".

El proyecto LanCook, financiado por la Unión Europea, cuenta con un software especial dotado de sensores de movimiento (similar al de la videoconsola Wii) y los alumnos, por parejas, reciben instrucciones desde una tableta digital para elaborar platos típicos de diferentes zonas de Europa. En el caso de la UAB, salmorejo, buñuelos, tortilla de patata o crema catalana.

"Analizamos las interacciones entre los estudiantes para teorizar sobre cómo se aprenden las lenguas cuando el proceso está mediado por un ordenador", detalla Masats. Y ya se han dado varias situaciones curiosas: desde no saber cómo pelar una patata con cuchillo o cómo girar una tortilla, hasta no atreverse a usar anís delante de las profesoras.

Dolors Masats y Marta Juanhuix, las dos investigadoras de la Autònoma que participan en el proyecto, también han llevado a cabo una experiencia de cocina y aprendizaje de inglés con alumnos de primaria en una escuela de Barcelona.

"Diseñamos la receta del catcake, una tarta de chocolate con forma de gato, y les hicimos trabajar en pequeños grupos, con el apoyo del profesor para usar la tablet", explica Masats. "¡La experiencia fue muy satisfactoria! Pero la tecnología es un poco cara y por eso ahora nos estamos planteando la posibilidad de desarrollar una app para móviles".

En total, más de 300 alumnos de las cinco universidades participantes han podido experimentar cómo se aprende una lengua cocinando en un entorno digital. El profesor Paul Seedhouse, de la Newcastle University, destaca que "LanCook permite crear un contexto que aporta confianza y ayuda no sólo a adquirir la lengua que quieren aprender, sino también a entrar en contacto de manera activa con la cultura a la que está vinculada".

Más recetas y noticias gastronómicas | Gastro, en Facebook | @GastroSER, en Twitter | Opinión gastronómica, en Tinta de Calamar | Blog de Recetas

El Rollo de Cocina #53: cocina, idiomas y lasaña para trillizos

¿Por qué tenemos que aprender idiomas?

El Rollo de Cocina #53: cocina, idiomas y lasaña para trillizos

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?