¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter
FOOD REVOLUTION DAY

Jamie Oliver quiere armar la revolución (de la educación alimentaria)

Destacados cocineros españoles, como Rodrigo de la Calle, Andoni Luis Aduriz, Begoña Rodrigo o Diego Guerrero, apoyan la cruzada del "Food Revolution Day" contra la obesidad infantil

Paul McCartney, Jamie Cullum, Alesha Dixon y Ed Sheeran acompañan a Jamie Oliver en la canción de la “Food Revolution”.

"Hola, soy Jamie! Durante 10 años he promovido en muchos programas de TV una alimentación más sana. Ahora quiero hacer algo grande sobre ello, pero necesito tu ayuda urgente". Así es como el cocinero Jamie Oliver, uno de los más mediáticos del mundo, inicia su petición en Change.org.

El texto, dirigido a los gobiernos del G20 y suscrito ya por más de un millón de personas, aboga por la educación alimentaria obligatoria en los colegios de todo el mundo como solución a la epidemia mundial de obesidad: "42 millones de niños menores de 5 años en el mundo tienen sobrepeso o son obesos".

El resultado, según Oliver, es que "la próxima generación vivirá menos años que sus padres si no hacemos nada para cambiar estas terribles estadísticas". Por eso ha señalado el 15 de mayo como Food Revolution Day.

Para promocionarlo ha grabado una canción [vídeo en la parte superior] junto a Paul McCartney, Jamie Cullum o Ed Sheeran, entre otros. Algo que solo está al alcance de una estrella global de la cocina, con 4,4 millones de seguidores en Twitter (más del triple que Alberto Chicote, José Andrés, Martín Berasategui, Karlos Arguiñano y Ferran Adrià juntos).

¿Spanish Revolution?

Parece que en la era de los platos preparados, MasterChef Junior y la bollería industrial, se necesitan clases de refuerzo para asentar los conocimientos que, hasta no hace mucho, se transmitían de generación en generación durante las compras familiares o las largas mañanas de chup-chup.

Rodrigo de la Calle, quien ya lleva varios años predicando la Revolución Verde, está convencido de que llevar la alimentación a las escuelas es algo básico y, de hecho, cada año se acerca a alguna escuela para concienciar a la chavalada de lo importante que es comer frutas y verduras

“Nosotros, como adultos, ya no tenemos arreglo”, comenta resignado. “Nuestros vicios alimentarios ya no hay Dios que nos los quite, pero los niños tienen que empezar a comer mejor y en muchos colegios de este país prefieren conseguir que coman a enseñarles cómo hay que alimentarse”.

Andoni Luis Aduriz, de Mugaritz, también se muestra tajante: “¡Por supuesto que apoyo la campaña de Jamie Oliver. Es vital porque conseguiríamos una sociedad que, sin perder el hedonismo, viviría mucho más feliz y en armonía!”.

Según el chef guipuzcoano, coautor del ensayo Cocinar, comer, convivir, “la gastronomía nos cambia” y por eso es tan importante “conocer desde niños las consecuencias que tiene el hecho de cocinar o nuestro trato con los productos que consumimos”.

Begoña Rodrigo, ganadora de la primera edición de Top Chef, también está “completamente a favor de que se enseñe alimentación en los colegios, ya sea como asignatura independiente o como contenido de alguna otra materia".

La cocinera valenciana también colabora con algunas escuelas, una experiencia que le ha servido para ver que es necesario actuar "porque hay muchos niños obesos y otros muchos con sobrepeso, que son futuros obesos”.

Diego Guerrero, otra de las figuras más destacadas de la cocina española, apoya también la iniciativa: “Los del Correo de Álava me preguntaron qué noticia relacionada con mi profesión me gustaría leer en 2015 y dije justamente eso, que en las escuelas se enseñe gastronomía, cocina o alimentación”.

Más allá de los fogones

No son solo los cocineros, de todas formas, quienes se muestran favorables a las propuestas de Jamie Oliver. El doctor Fernando Fombellida, que acaba de publicar Cocinar para vivir junto Andoni Luis Aduriz, señala que muchos jóvenes peregrinan "a las tiendas de chuches en busca de alimentos procesados, ricos en sal, grasa, azúcares y bebidas azucaradas".

Pero Fombellida va más allá: "¿Cuántas asignaturas y conocimientos adquieren nuestros hijos con una dudosa utilidad práctica para su vida? Somos cada vez más los partidarios de que la nutrición debiera integrarse como asignatura obligatoria en las escuelas, sobre todo en aquellas etapas que resultan importantes para la adquisición de hábitos saludables".

Carmen López, pedagoga y coordinadora del Área Infantil de la Liga Española de la Educación, también se muestra favorable a la inclusión de contenidos de este tipo en la educación reglada, "y no solo por la obesidad infantil".

López ve más factible impartir contenidos relacionados con la alimentaciónen asignaturas ya existentes, como Sociales o Conocimiento del Medio, pero apunta que tampoco estaría de más fomentar actividades como el cultivo de huertos, algo que por el momento suelen asumir las AMPAS.

Curiosamente el Congreso de los Diputados acaba de aprobar (solo con los votos del Partido Popular) una Ley de Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial que, entre otros cometidos, aboga por la conservación y divulgación de la cocina. ¿Qué tan cerca estamos, en España, de una asignatura sobre alimentación? El debate, nunca mejor dicho, está servido.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?