¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

Muere Mey Hofmann, creadora de la Escuela de Cocina Hofmann de Barcelona

Hofmann fundó la escuela en 1983, cuando nadie apostaba por la hostelería, y fue la primera en invitar a grandes chefs, como Arzak o Ducasse, para que enseñaran sus recetas y métodos

La chef Mey Hofmann, en una imagen de archivo. / ()

Decidió dedicarse a la cocina mucho antes de que los fogones se pusieran de moda y decidió emprender cuando pocas mujeres lo hacían. Mey Hofmann, creadora de la Escuela de Cocina Hofmann, ha fallecido esta mañana en Barcelona a los 69 años a causa de un cáncer.

Cocineros como los hermanos Torres (Dos Cielos) o Francesc López (El Torreó de l’Indià) pasaron por su escuela. Pero también el periodista Mikel Iturriaga (El Comidista) o el crítico gastronómico Philippe Regol.

Hofmann decidió montar su escuela en 1983 y fue pionera al invitar a grandes chefs, como Arzak o Ducasse, para que enseñaran sus últimas técnicas y mostraran sus últimas creaciones. Pero además de ser una de las grandes figuras de la enseñanza culinaria, Mey Hofmann ha escrito libros como Socorro tengo invitados (1996) o Fuego y pasión en la cocina (2002), y contaba con un restaurante con estrella Michelin, una taberna y una reputada pastelería en el barrio del Born.

"Los mejores cruasanes de Barcelona se siguen comiendo en la pastelería de Mey", asegura por teléfono el chef Sergi Arola. "Y te lo digo porque la semana pasada me comí uno".

Uno de los alumnos más mediáticos de la escuela es Mikel Iturriaga, quien pasó por sus aulas años antes de poner en marcha El Comidista: "Me enseñaron cocina clásica y también te abrían el horizonte de cocinas del mundo, pero lo que me transmitieron, sobre todo, fue la búsqueda de la perfección. La importancia de los detalles".

Ayer mismo la Escuela Hofmann recibió el Premio Especial de la Academia Catalana de Gastronomía y Nutrición, un galardón que recogió Silvia, hija de Mey Hofmann, porque, según dijo al recibir el premio, su madre tenía problemas de salud.

Una figura atípica

"Mey Hofmann ha hecho mucho por la formación de los cocineros, que es algo que, deslumbrados por los chefs mediáticos, tendemos a olvidar. Pero la educación de los cocineros también es muy importante, y no solo para la alta cocina", añade Mikel Iturriaga. "Conozco a mucha gente que ha pasado por su escuela y algo así también es muy importante para que la gastronomía de un país alcance cierto nivel".

Maria Remei Hofmann (Mey), estudió ciencias económicas, arquitectura de interiores, gemología y diseño de joyas, además de cocina, una pasión que compaginó con sus estudios, y que le surgió de pequeña cuando pasaba los veranos en un internado de Wiesbaden (Alemania).

Hija de un ingeniero alemán y de una catalana del Empordà que había sido concertista de piano, estudió en el Liceo Francés, se casó a los 20 años, tuvo una hija y, poco después, se divorció.

Más adelante abrió un negocio de joyería y empezó a dar clases de cocina en un local de artículos de hostelería del centro de Barcelona, lo cual desenvocó en la apertura de su propia escuela.

Como cocinera, su formación empezó en París, donde obtuvo el diploma de Cordon Bleu. También pasó por la Escuela Lenôtre y siguió aprendiendo junto a prestigiosos cocineros europeos.

Juan Mari Arzak la calificó como la "aristócrata de la cocina" y Ferran Adrià asegura en el prólogo de uno de sus libros que el nombre de Mey Hofmann sólo puede inspirar respeto y admiración.

El funeral de esta referente de la alta pastelería, la cocina contemporánea y el magisterio culinario en España tendrá lugar el próximo 5 de mayo, a las 13.00 en el tanatorio de Sant Gervasi de Barcelona. La respuesta en las redes sociales no se ha hecho esperar:

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?