¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

El mundo de la cocina rinde tributo a las gastrónomas olvidadas o desconocidas

Un plan tramado por las tuiteras Ana Vega (Bicayenne) y Carmen Alcaraz (BonaVivant) reivindica a figuras como Elena Santonja o Emilia Pardo Bazán y rescata del olvido a la autora de la primera receta del kétchup o a la maestra de Paul Bocuse

¿La forma más 'foodie' de celebrar el Día de la Mujer? /

La mayoría de los chefs con estrella Michelin son hombres y, aunque en los congresos gastronómicos hablan mucho de sus madres, al final son ellos quienes presentan platos, acaparan titulares y salen en la foto. Una realidad que las tuiteras Ana Vega (Bicayenne) y Carmen Alcaraz (BonaVivant) han decidido combatir con una idea original y muy instructiva: incentivar la adopción de gastrónomas históricas y tuitear su vida y obra durante todo el día, utilizando la etiqueta #gastrónomas8M.

Las respuestas no se han hecho esperar: desde Julia Child (la de la película Julie & Julia), hasta figuras televisivas como Elena Santonja, pasando por intelectuales de la talla de Emilia Pardo Bazán. La escritora gallega, adoptada por Biscayenne, no solo fue una destacada feminista sino que se enfrentó a la Real Academia de la Lengua y publicó una receta inédita hasta entonces: la fabada asturiana.

Pero tamién han emergido figuras menos conocidas, como la de Eugénie Brazier, primera mujer con tres estrellas Michelin y maestra del mítico Paul Bocuse. O como la de Penélope Casas, pionera en la divulgación de la cocina española en EE UU. O como la autora de la primera receta de kétchup de la que hay constancia: Eliza Smith. O como la de Coloma Abrines, que publicó el recetario 'Cocina mallorquina selecta'... ¡sin saber leer ni escribir!

Todas estas historias, como las que se han contado en el Parabere Forum de Barcelona o las que Eduardo Martín Mazas y la misma Ana Vega recordaron ante los micrófonos de Hora 25 hace solo algunas semanas, demuestran que las mujeres han jugado un papel mucho más importante del que, aún hoy, algunas instituciones (como la Real Academia Española de Gastronomía) parecen conocer.

Cargando