¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

DIRECTOSigue en directo en 'A Vivir' el segundo episodio de #VidasEnterradas

Susbríbete a nuestra newsletter

"Sexista" o "insultante": lo que PP, PSOE, Podemos y Cs opinan sobre Hooters

Las portavoces de los cuatro partidos con más representación parlamentaria coinciden en la necesidad de combatir el sexismo

Resultados de la búsqueda de 'Hooters' en Google Imágenes. /

Hooters planea abrir un establecimiento en la provincia de Barcelona en los próximos meses para, más adelante, seguir expandiéndose por España. Su modelo de negocio se basa en las alitas de pollo, las retransmisiones deportivas en pantalla gigante y también —como demuestran sus vídeos promocionales— en la imagen de sus camareras, ataviadas con uniformes escotados. "Es parte del show", ha llegado a reconocer un responsable de la empresa consultado por la SER.

El anuncio de la llegada de Hooters generó muchas reacciones el pasado mes de febrero. Una de las más significativas fue la del alcalde de Viladecans, localidad en la que estaba previsto que abriera el primer local de la cadena. Pero aunque esa operación quedó frustrada (debido a la presión mediática, a las críticas por machismo o "por problemas de espacio en el local", tal y como ha declarado a Europa Press el director de operaciones de Hooters España, Julio Arias), lo cierto es que la empresa mantiene sus planes de expansión por España. Una decisión ante la que las portavoces de los cuatro partidos políticos con más representación parlamentaria han reaccionado citando la regulación laboral y de igualdad:

"Resulta insultante" (Partido Popular)

Marta González, diputada y portavoz adjunta del PP en el Congreso, dice que "el modelo de Hooters "resulta un poco sorprendente dentro del panorama español" y añade que "si quieren implantarse en España, tienen que adecuarse a la legalidad española, que es muy estricta y en materia de empleo, por ejemplo, prohibe la preferencia por un sexo, por lo que es ilegal que se haga una oferta exigiendo o prefiriendo camareras a camareros". Según la diputada popular, "eso sería discriminación directa" y la transposición de la directiva europea "establece que esa discriminación no puede existir".

"El sexismo que llevan impregnadas esa imágenesresulta bastante insultante y me parece que en esa materia también se encontrarían con problemas legales en lo que se refiere a protección de la imagen de las mujeres", añade González. "En materia de empleo es absolutamente evidente y en lo que se refiere a la imagen de la mujer, hay dudas razonables sobre la legitimidad de ese modelo".

"Es un uniforme sexista" (PSOE)

Ángeles Álvarez, portavoz socialista de Igualdad en el Congreso, asegura que por los vídeos que ha visto hasta el momento, "el uniforme contraviene absolutamente todos los criterios que tienen que ver con la igualdad en este país".

"No sé si la compañía americana pretende establecer ese modelo de uniforme en España, pero es un uniforme sexista y, desde luego, encontrará respuesta por parte de los sindicatos, las organizaciones feministas y los partidos que defendemos la igualdad de trato", dice la diputada socialista. "Yo he estado viendo los vídeos y tengo que decir que hay más imágenes en las que sale el pecho de las camareras que los produtos que venden. Es evidente que están haciendo un uso sexista del cuerpo de las mujeres y si la selección del personal va a estar ajustada a esos parámetros, estarían incumpliendo por completo la normativa española".

Pero al preguntarle por una hipotética actuación de los ayuntamientos en la concesión o no de licencias, Álvarez asegura que no tienen esas competencias, por lo que "sería la Inspección de Trabajo quien debería actuar".

"El sexismo está bien definido" (Podemos)

La senadora de Podemos Idoia Villanueva cree que "la gran polémica" en la que está envuelta la apertura de Hooters "está más que justificada porque ninguna libertad empresarial o de comercio puede estar por encima del derecho de las personas" y, en el caso de esta cadena de origen estadounidense, "sus anuncios no dejan claro qué es lo que realmente se anuncia".

"Desgraciadamente estamos acostumbrados al uso subliminal en la publicidad, pero en el caso de Hooters la cosificicación y la utilización de la mujer como reclamo es muy explítcita", dice Villaneva. "En la legislación española se condenan los comportamientos sexistas. El propio Observatorio de la Imagen del Instituto de la Mujer explicita bien cuáles son los factores que determinan un contenido sexista, y uno de ellos es muy claro: 'Exhibir imágenes del cuerpo femenino o partes del mismo como un recurso para captar la atención o reclamo de manera ajena al contenido del anuncio o el producto anunciado'. Hooters tendrá que someterse a la legislación española, que condena estos compartamientos sexistas. Lo tenemos bien definido y en este caso es bastante, bastante, bastante claro".

"Se trata de una empresa privada" (Ciudadanos)

Marta Martín, portavoz adjunta de Igualdad del grupo parlamentario de Ciudadanos, también se muestra crítica con las muestras sexistas: "Consideramos que es muy importante comabtir el sexismo cultural y eso se hace, muchas veces, desde la educación o los medios de comunicación".

La opinión de la diputada de Ciudadanos, de todas formas, incluye matices: "La objetualización del cuerpo de la mujer a la que estamos acostumbrados en muchas dimensiones es una de las manifestaciones del sexismo, pero en este caso se trata de una empresa privada y no creemos que haya que intervenir. Ahora bien, hay que garantizar que en ningún momento se denigra específicamente a ninguna trabajadora y que todas, a la hora de firmar el contrato, tienen conocimiento explícito de todas las circunstancias y van a admitir esa situación".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?