El máster de Pablo Casado: tres sobresalientes en quince días

La exposición razonada que la jueza ha enviado al Supremo es una sucesión de datos e informaciones que desbaratan gran parte de la versión que ha mantenido Casado hasta ahora sobre el supuesto máster

El presidente del PP y diputado por Ávila, Pablo Casado, durante su comparecencia en la sede del partido / ()

La juez de Instrucción número 51 de Madrid sospecha que el título del máster que Pablo Casado cursó en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid fue "un regalo" por su "especial relevancia política", lo que implica que podría haber incurrido en un delito de prevaricación administrativa y cohecho impropio. Lo hace ante los indicios de que Casado, junto a un grupo de alumnas con vínculos políticos o personales con miembros de la universidad, pudieron conseguir, dice textualmente, el título como "regalo o prebenda sin mérito académico alguno" por parte del director de estos estudios, el catedrático y exdirector del Instituto de Derecho Público, Enrique Álvarez Conde.

En la exposición razonada ahonda además en estas sospechas con numerosas evidencias. Por ejemplo, cuando explica que la calificación de tres asignaturas se hace de manera inminente al reconocimiento de créditos que le exime cursar las demás. Solo transcurrieron “quince días desde que se tuvo conocimiento de las asignaturas que quedaban pendientes de cursarse” y su calificación. "Es poco verosímil que en ese plazo los alumnos del grupo escogido que no iban a clase fueran tan productivos como para lograr - todos ellos - la calificación de sobresaliente en tres de las cuatro asignaturas", concluya la jueza. En el caso de Casado detalla que:

  • El 3 de febrero de 2009 se produce la modificación de su matrícula fruto de la convalidación efectuada (de 18 de las 22 asignaturas).
  • El 9 de febrero de 2009 el vicerrector firma la comunicación del reconocimiento de los créditos que se le envía al alumno.
  •  La calificación de tres asignaturas se registra en la aplicación informática quince días después (el 26 de febrero de 2009) y sólo la cuarta – la del trabajo de investigación - en julio de 2009.

La jueza explicó cómo logró tres sobresalientes en la exposición razonada. Consulta el documento completo (.pdf) / CADENA SER

El 10 de abril, cuando estalló el caso, Pablo Casado mostró en rueda de prensa un folleto publicitario de la universidad -un tríptico- en el que, según él, la presencia a clase no era obligatoria. En la página 48 de la exposición razonada, la jueza, argumenta que, en ese folleto informativo que mostró Pablo Casado, "consta con claridad que la modalidad era presencial". Un dato que aparece en la ficha técnica del tríptico.

De hecho, la jueza aporta ejemplos muy concretos del esfuerzo de los alumnos que sí cursaron el máster porque la asistencia sí era obligatoria. La jueza cita un caso que ella considera extraordinariamente gráfico. Un alumno que sí cursó el máster y que tenía tan interiorizado que las clases eran obligatorias que hizo un esfuerzo personal extraordinario para compatibilizarlas con su trabajo: a la salida de su jornada laboral tenía que comer en el tren, así durante los varios meses que duraron las clases. Otra alumna se dio de baja en el máster en noviembre de 2008. No porque no le interesara, sino porque no podía seguir asistiendo a las clases por problemas familiares.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?