¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ALIMENTACIÓN: ANÁLISIS DE JULIO BASULTO

"El alcohol y los derivados cárnicos no deberían estar en la nueva pirámide"

La nueva pirámide alimentaria marca unas bases para una alimentación correcta, saludable, mediterránea. Algunos profesionales del sector no terminan de estar muy contentos con todos los cambios que ha introducido en esta nueva versión

El domingo en SER Consumidor quisimos consultar con Julio Basulto, uno de nuestros dietistas nutricionistas de cabecera, para conocer su opinión sobre la nueva pirámide alimentaria y si, desde su punto de vista, aún sigue necesitando algunos cambios más.

"La nueva pirámide tiene mucha letra pequeña. Hay muchas cosas que me gustan, como la aparición de integrales o la de frutas y hortalizas. Pero, por ejemplo, en la base nos indica que tenemos que beber 4-6 vasos de agua al día haciendo referencia a una pirámide que no me gusta nada porque incluye las bebidas azucaradas; y todos sabemos que se ha demostrado su relación directa con la obesidad", nos explicó Basulto.

En la base de la nueva pirámide encontramos el balance energético, el ejercicio físico diaria y las técnicas culinarias, entre otros. "Balance energético no sé muy bien lo que significa, vamos a tener que hacer una carrera de ciencias para entenderlo", se quejaba Basulto y añadía que "las técnicas culinarias no tienen un efecto muy grande sobre el contenido nutritivo y la salud. Y la actividad física, yo pondría mínimo 60 minutos".

"En esta nueva pirámide, afortunadamente, se hace hincapié en lo integral e, incluso, han añadido los frutos secos. Está muy bien que pongan las frutas y hortalizas muy cerca de la base, aunque habría que insistir en que siempre hablamos de un consumo mínimo", explicó Basulto.

"Lo que me parece más grave es la inclusión de bebidas alcohólicas en una pirámide de alimentación saludable, porque se va a interpretar que el alcohol puede formar parte de una dieta saludable. Y, además, la aparición de derivados cárnicos como consumo opcional moderado, cuando el fondo mundial para la investigación contra el cáncer recomienda evitarlas", sentenció.

"Al final creo que pesan más ciertos conflictos de interés. Los autores declaran no tener conflictos de interés, pero estoy seguro de que una búsqueda rápida en internet desmiente esto", añadió Basulto.

Cargando