El acoso a las mujeres no descansa en vacaciones

Los escenarios típicos de fiestas en verano en los que se consume alcohol y drogas agravan las agresiones machistas

Decenas de veraneantes pasean en la playa de Gandía (Valencia). /

El verano es la época del año en la que las mujeres son más vulnerables al acoso y la violencia sexual. Los meses de julio y agosto concentran más de un tercio de los asesinatos machistas en España, según el Instituto de la Mujer. Este reportaje recorre tres escenarios típicos de ocio en vacaciones en los que las mujeres se enfrentan a situaciones de acoso: un destino de playa y fiesta, como Gandía (Valencia); unas fiestas populares, como la feria de San Fernando (Cádiz) y un festival de música como el Mad Cool (Madrid).

Gandía: Piropos en la arena

Ante las miradas incómodas de muchos hombres, algunas mujeres buscan familias para poner la toalla a su lado. Trabajar en la playa también puede ser un reto para algunas jóvenes como Irene Soler, que ejerce de socorrista. Soler dice sentirse cuestionada en su labor por el mero hecho de ser una mujer. A diario, se enfrenta a comentarios como: “¿Y ella me va a sacar a mí del agua?”. Algo que sus compañeros no tienen que escuchar.

Este tipo de intimidaciones se intensifican al llegar la noche. “No es que el consumo produzca maltratadores ni violadores pero aquellos más dispuestos a ejercerlo, se sienten más impunes y proliferan las conductas machistas”, explica Silvia Claveria, experta en género por la Universidad Carlos III de Madrid. En la discoteca los hombres utilizan miradas, silbidos o piropos como una estrategia para ligar, pero ellas rechazan estas conductas por sentirse intimidadas.

En los destinos de playa y fiesta aumenta el consumo de alcohol en verano y con ello, los comportamientos machistas.

San Fernando: La tradición a debate

En la Feria de San Fernando, una de las tantas fiestas populares que se celebran en España en verano, las situaciones de acoso se repiten. Miles de personas entran a bailar en las casetas, aunque ellas acceden antes por el simple hecho de ser mujeres. La filósofa Ana de Miguel explica que estas conductas “reducen a las mujeres a cuerpos” o “mercancía” que las discotecas “ofertan a los hombres”.

Según de Miguel, la figura femenina también es minimizada al físico en tradiciones como la de la salinera de San Fernando. Las lugareñas pueden presentarse a un certamen, en el que deben desfilar y demostrar sus conocimientos de historia local para ser la representante de la ciudad. El municipio andaluz asiste ahora a un debate en torno al simbolismo de esta figura femenina.

San Fernando: la tradición a debate / El cuerpo de la mujer es también un reclamo en las fiestas populares.

Mad Cool: Música en libertad

Mad Cool es el mayor festival de música de España y uno de los muchos repartidos por el calendario veraniego. A pesar de reunir a miles de personas, las mujeres que asisten aseguran encontrar en ellos un ambiente más libre. Muchas creen que la edad de los asistentes o el hecho de que el público haya pagado una elevada cantidad por la entrada, crea un clima más igualitario. Sin embargo, las trabajadoras del recinto afirman soportar acoso verbal y persecución por parte de algunos hombres. 

Algunos artistas desde el escenario se han mostrado concienciados con el feminismo y han apoyado la urgencia de sus reclamos. El Ayuntamiento de Madrid y la dirección de  Mad Cool han tomado medidas contra las agresiones machistas y, por primera vez, han instalado en el festival un punto violeta para informar y prevenir estos incidentes. Algo que también han puesto en marcha eventos como el FIB o el Primavera Sound, donde además se ha formado al personal en materia de género.

Los históricos acontecimientos sucedidos en el último año como la polémica sentencia de la Manada, el Movimiento #MeToo o la manifestación del 8 M han logrado que muchas mujeres se muestren este verano más dispuestas a denunciar situaciones de agresión o acoso. Un contexto que las expertas califican como “ola de feminismo” y que, dicen, se debe aprovechar para implementar políticas de igualdad y cambiar el comportamiento de muchos hombres. 

Los festivales de música son, según las asistentes, los espacios de ocio más libres de acoso.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?