Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

Crónica:

Camps, absuelto en el 'caso de los trajes'

El expresidente de la Generalitat Valenciana se enfrentaba a un delito de cohecho impropio por haber recibido prendas de manos de la trama 'Gürtel'

Camps y Costa, no culpables. Francisco Camps y Ricardo Costa han sido hoy declarados inocentes del delito de cohecho impropio que se les imputaba por haber aceptado presuntamente regalos de la trama Gürtel, en el juicio que se seguía contra ellos por el llamado 'caso de los trajes'.Los nueve miembros del jurado han encontrado a Camps y Costa "no culpables", por cinco votos a favor y cuatro en contra, del hecho delictivo de "haber recibido regalos consistentes en prendas de vestir de forma continuada" por el cargo que ostentaban como presidente de la Generalitat y diputado de las Cortes Valencianas, respectivamente.Al conocer el veredicto del jurado muchos de los asistentes al juicio, que han abarrotado la sala del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, han estallado de júbilo con gritos de aprobación ya aplausos, por lo que el presidente del Tribunal ha ordenado desalojar la sala.  / AGENCIA ATLAS

Francisco Camps vaticinó que el llamado 'caso de los trajes' quedaría en nada... y finalmente ha sido así. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha emitido oficialmente este miércoles la lectura del veredicto del juicio contra él, y esa lectura dice que Camps es inocente. También Ricardo Costa, el exsecretario general del PP valenciano. Los nueve ciudadanos que componían el tribunal popular creen que el exgobernante es "no culpable" del delito de cohecho impropio que se le imputaba por aceptar, supuestamente, regalos de la trama 'Gürtel'. Hacían falta siete votos para la condena, y solo cuatro jurados han considerado culpable a Camps.

El jurado popular formado por seis hombres y tres mujeres ha declarado no culpable a Francisco Camps y Ricardo Costa del delito de cohecho impropio al no estar probado que recibieran regalos de los cabecillas de la trama Gurtel por su función de presidente de la Generalitat valenciana y diputado del Parlament, respectivamente.

El resultado de la votacion del jurado ha sido de cinco votos a favor de la no culpabilidad y cuatro votos en contra. El resultado obtenido por mayoría cumple las obligaciones de la Ley del Jurado que exige un minimo de cinco votos para absolver y, en el caso de condena, de siete votos.

Después de dos dias y medio de deliberación, los nueve miembros del jurado, han contestado "sin incidencias" a las preguntas formuladas por el juez y han considerado probadas 8 y no probadas 10.

La absolución del Camps y Costa, según fuentes jurídicas, tiene fundamentalmente tres claves: el jurado ha encontrado muchas contradicciones en las declaraciones del sastre, José Tomás y de la empleada de la tienda de ropa, Isabel Jordán. En segundo lugar, cinco de los nueve jurados no se han creído los informes periciales, ni los documentos aportados por la acusación y, en tercer lugar, la mayoría ha dado bastante credibilidad a las declaraciones de los altos cargos de la Generalitat valenciana que desvincularon a los imputados con la capacidad o influencia en las contrataciones de eventos y obras.

A pesar de las pruebas explícitas, las grabaciones inequívocas y los documentos irrefutables, el jurado se ha inclinado por considerar que la relación entre Camps y Álvaro Pérez, el bigotes (que le llamaba "amiguito del alma") había sido meramente "comercial".

El jurado tampoco ha tenido en cuenta las dos condenas precedentes por "aceptar trajes de la trama"asumidas por Victor Campos, exvicepresidente de la Generalitat y Ramon Betoret, exjefe del gabinete de Turismo.

La mayoría considera que " no hay documentación que acredite que Camps no pagara los trajes" y sostienen que carecen de credibilidad los documentos y facturas en los que aparecen anotados a mano los nombres de Camps y Costa junto a la relación de prendas de vestir. Sí les ha convencido, por el contrario, la declaración del escolta de Camps que le presto 200 euros para pagar.

La falta de concreción de los peritos, la poca claridad en la descripción del transporte de los trajes y la nula credibilidad que otorgan a los empleados de las tiendas de moda donde se hacían las prendas, son otras de las razones que justifican la absolución para cinco de los nueve jurados.

El jurado sostiene, por tanto, que "no son culpables del hecho delictivo de recibir regalos y prendas de forma continuada en consideración de su función de presidente de la Generalitat y diputado autonómico respectivamente". Camps aseguró en su alegato final que "venía al juicio a buscar la Justicia que imparten mis conciudadanos" y la ha encontrado por la mínima.

Las reacciones al veredicto

Ángel Luna, portavoz socialista en las Cortes Valencianas, ha valorado en la antena de la Cadena SER la sentencia: "A mí no me sorprende, deriva de un primer error: escindir lo que no debería haber sido escindido. Juzgar de manera aislada el regalo de unos trajes... [...] ese disparate inicial da lugar a que se produzca un juicio de esta naturaleza. Supongo que el jurado habrá entendido que alguien no se vende por tres trajes", ha dicho Luna en referencia a unas palabras de Mariano Rajoy. "No creo que alguien en su partido piense en rehabilitarlo, es un hombre políticamente acabado. En ese sentido no ha sido inútil que hayamos hecho este trabajo. Hemos conseguido quitar de la circulación política a un presidente que no era digno de ser presidente de esta comunidad".

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha trasladado su "satisfacción" porque el juicio de la ''causa de los trajes'' derivada del ''caso Gürtel'' contra el exjefe del Consell y el diputado autonómico se haya resuelto con su absolución, "en la que confiaba plenamente el Gobierno valenciano". Asimismo, Fabra, en un comunicado, ha manifestado que se trata de "una liberación personal" para Camps y Costa y del "fin de un mal sueño que ha dañado gravemente la imagen de la política de la Comunitat Valenciana y sus instituciones". El presidente de la Diputación de Valencia y presidente del PP provincial, Alfonso Rus, se ha acercado hasta las puertas del Tribunal Superior de Justicia "muy feliz y contento", para "abrazar" al expresidente de la Generalitat. El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha eludido valorar el veredicto, ya que ha afirmado que este asunto sobrepasa las competencias de su departamento. Mónica Oltra, diputada de Compromís en las Cortes Valencianas, ha dicho que está "políticamente condenado". También en la antena de la SER, Ignacio Blanco de Izquierda Unida ha asegurado que "esto hay que respetarlo, esto es la justicia, pero otra cosa es la política y la ética".

Camps sobrevive a sus "amiguitos"

El expresident de la Generalitat Francisco Camps ha logrado sobrevivir a las malas amistades que granjeó con algún responsable de la trama Gürtel y queda en disposición, veredicto absolutorio en mano, de reivindicar su papel en el PP y en el Gobierno valenciano. Han sido tres años de un proceso judicial que ha erosionado progresivamente su elevado estatus político hasta reducirlo a la mínima expresión, y ahora tiene la oportunidad de sanar su imagen y recuperar la confianza de su partido. Hasta febrero de 2009, momento en el que el caso "Gürtel" entró por la puerta de la Generalitat, Camps mantuvo una trayectoria ascendente que llegó a situarle como uno de los "barones" más destacados de su partido, una figura potencialmente ministrable en un Gobierno del PP.

Francisco Enrique Camps Ortiz (Valencia, 1962) llegó en 2003 al Palau de la Generalitat ungido por Eduardo Zaplana y después de haberse curtido en todas las Administraciones como concejal, diputado nacional, conseller y delegado del Gobierno. Sus comienzos no fueron fáciles, porque tuvo que lidiar con una división del partido auspiciada por Zaplana, que mantenía la presidencia del PPCV. Pero todo se allanó paulatinamente. Fue nombrado presidente regional de su partido, formó su propio equipo, sofocó los reductos "zaplanistas" -a excepción del de Alicante- y consiguió en 2007 su segunda mayoría absoluta [la repetiría en 2011], con una oposición cada vez más alejada de la realidad política. La Comunitat Valenciana atravesaba un momento de esplendor -tal vez ficticio-, y Camps se convirtió en un modelo a seguir entre los líderes autonómicos de su partido y en un pilar fundamental para Rajoy.

Todo esto mutó en febrero de 2009. La confianza de las altas esferas populares comenzó a quebrarse según afloraba su relación con la trama y el vínculo especial que mantenían su familia y él con uno de sus cabecillas, Álvaro Pérez "el Bigotes", a quien Camps llamó "amiguito del alma" en una de las conversaciones grabadas y escuchadas en el juicio. El presidente valenciano, maltrecho durante los años siguientes, mantuvo su posición después de que el Tribunal Supremo reabriera la causa archivada por el Tribunal Superior de Justicia valenciano, pero se vio obligado a dimitir en julio del pasado año, cuando el juez ordenó su enjuiciamiento. Abandonó el cargo asediado por todos los estamentos sociales y políticos, incluido su propio partido, pero siempre mantuvo su inocencia tildando su procesamiento de "injusticia" histórica.

El jurado considera que no existen pruebas de que la trama Gürtel le regalara unas prendas de vestir que compró en las tiendas de Milano y Forever Young y por ello le ha declarado inocente. Esta decisión, que llega tras un calvario de mes y medio de juicio con interminables sesiones en el estrado, donde se han expuesto públicamente sus intimidades profesionales y familiares, le rehabilita política y socialmente, al menos hasta que se vuelva a pronunciar, en caso de recurso, el Tribunal Supremo.

Camps y la causa de los trajes. 

Camps: "No hay nada, absolutamente nada, que demostrar". 

Lectura del veredicto del juicio a Camps. 

Ángel Luna: "Es una sentencia que no me sorprende porque deriva de un primer error: escindir lo que no debería haber sido escindido". 

Mónica Oltra: "Al margen de esta absolución, políticamente está condenado". 

Víctor Campos: "Me alegro mucho porque son amigos y es gente honrada y es una barbaridad todo lo que ha ocurrido". 

Relacionados

  • Camps, absuelto por el 'caso de los trajes'